Los Telepresidentes: cerca del pueblo, lejos de la democracia

«¡Nunca habíamos tenido tantos presidentes tan populares en América Latina! Todo, tal vez, se deba a que usan la comunicación como su estrategia fundamental, a que están cerca del pueblo y están haciendo la democracia “a su manera personal”. Y es que la política se ha convertido en una arena mediática y una narrativa de pasión por el poder más que un asunto de programas, ideales ideológicos o construcción de ciudadanías democráticas. Así asistimos en América Latina a una democracia de presidentes/celebrities que saben estar cerca de los sentimientos y expectativas populares, pero lejos de la argumentación ideológica.

En este libro Los tele-presidentes: cerca del pueblo, lejos de la democracia les contaremos de manera periodística, en relatos de actualidad, los modos comunicativos de los presidentes latinoamericanos: 11 presidentes progresistas y 1 caso especial de derecha: Álvaro Uribe Vélez de Colombia.

La política en América Latina nunca aburre, cada fracaso de una ilusión viene acompañado de un gran melodrama y una alta dosis de imaginación que nos lleva a creer de nuevo. Así, la política latinoamericana ha sido una eterna telenovela de ilusiones y fracasos, en los ’60 quisimos crear un modelo nuestro y llegamos al populismo, en los ’70 la democracia emocionó, pero no pudo resolver nuestras frustraciones, en los ’80 fracasó la economía de mercado, en los ’90 la globalización no nos hizo felices. Cuando pensamos que todo estaba perdido, amanecimos al siglo XXI y con una enorme alegría encontramos que llegaron nuevos héroes que fueron capaces de emocionar colectivamente y que nos prometen que por fin nos harán desarrollados.

Se acabaron los partidos y se creó una fórmula que mezcla al héroe mediático (una personalidad carismática) con el populismo (asistencialismo directo y redención social del pueblo-pobre) y el elitismo de economía liberal (apoyo irrestricto a los empresarios y los nuevos ricos). Este nuevo sistema se basa en el líder que gobierna dentro de un autoritarismo light, casi farandulesco; que actúa una democracia en directo, sin medios ni intermediarios; que piensa en perspectiva local.

La utopía política ya no imagina una totalidad social, sino que los gobernantes la encarnan; ellos y ellas están investidos para decidir por todos, ellos y ellas se hacen cargo de nuestro destino y prometen “no molestarnos”. De los estadistas pasamos a celebrities que “vienen investidos” por los medios de comunicación, la historia y el pueblo para crear el paraíso prometido.

Así, aunque la democracia es lo que se usa, no emociona ni se sabe bien para qué sirve; los presidentes convencen porque siempre están en pantalla; la gente admira, cree y tiene fe en su gobernante y ha decidido no saber; peor, aunque se desprecia el Estado, se espera todo de él, y el gobernante es todo el Estado posible. Hemos llegado, entonces, a gobiernos más amigables en los cuales la comunicación es más importante que la ideología; y se gobierna por rating y encuesta. Los gobernantes son tele-presidentes, celebrities que generan emoción mediática y están cerca del pueblo, pero lejos de la democracia». (Pág. 6-7)

El prólogo es de autoría de Jesús Martín-Barbero, los artículos están a cargo de Chico de Gois, Francisca Skoknic, María O´Donell, Mariangela Giaimo, Claudia Benavente, Ricardo Uceda, Jeanneth Valdivieso, Boris Muñoz, Kátia Alves, Lina Vega, Irene Vizcaino, Roberto Orozco y Alejandra de Vengoechea.

Tipo de documento: Libro Electrónico | Editorial: Fundación Friedrich Ebert

4.9/5 - 12 votos