La oratoria parlamentaria

Cree la generalidad de los hombres que ocupan asiento en las asambleas deliberantes, y aun en asambleas de cualquier linaje, que en ellas todo el que tome parte en el debate, ha de pronunciar una arenga cada vez que tome la palabra. Error es éste tan grave, que sólo la costumbre puede hacer que el público (gran juez en lo tocante a buen gusto) no se mofe de los que tal hacen.

En las asambleas, si hemos de asentar como regla lo que se practica en las naciones más cultas, solamente se pronuncian arengas en ocasión rara y solemne, como cuando uno de los oradores de cierta parcialidad política, representando a ésta, resume todo lo que sus copartidarios han estudiado y alegado sobre determinado punto.

Lo que en ninguna parte debe usarse es dar forma y entonación de discursos a los razonamientos comunes que hay que hacer sobre cosas de poca importancia, o para dar informes o exponer opiniones acerca de circunstancias y hechos relacionados con asuntos de mucha monta, pero que en sí mismos son secundarios y triviales.

Y así como es vituperable y de pésimo gusto el pronunciar discursos fuera de tiempo y cuando no se poseen las raras y relevantes dotes propias de un verdadero orador, lo es proferir en una asamblea cualquier frase o expresión que, sin que el caso lo pida rigurosamente, tenga algo de vehemente, de enfático y de solemne.

El que aspire a distinguirse hablando en público, no ha de perder de vista que desde que dé a una de sus expresiones forma literaria elegante, florida o poética, v. gr., la que consiste en anteponer el adjetivo al sustantivo, ya queda obligado a dar idéntica forma a todo el resto de su razonamiento; y que, si en unas partes le da y en otras usa un lenguaje pedestre, se hará tener por no menos inepto que presuntuoso.

Los miembros de las asambleas deben emplear en ellas el tono familiar; y las discusiones deben reducirse a conferencias en que, sin faltar jamás a la urbanidad y al decoro, se sostengan unas opiniones y se impugnen otras, no de otra manera que como se sostienen y se impugnan en cualquier conversación entre personas bien educadas que se respetan mutuamente.

Los que aspiran a brillar, bastante lucirán, y lucirán de la manera conveniente, si aciertan a producirse con facilidad, claridad y concisión, empleando un lenguaje correcto.

En los dos primeros apartados de Apuntes Legislativos se exponen elementos de persuasión; discursos y debates parlamentarios históricos que ilustran el arte de la oratoria en las legislaturas –la disertación “Yo acuso”, del poeta y senador Pablo Neruda; los argumentos de Venustiano

Carranza contra el régimen parlamentario y el debate sobre este tema en particular-; las principales reglas para llevar a cabo el debate parlamentario en algunos congresos locales de acuerdo con sus ordenamientos jurídicos, particularmente, en el Estado de Guanajuato. En este tenor, Apuntes Legislativos, agradece y reconoce el valioso aporte del Maestro Miguel Ángel Camposeco Cadena, al autorizar la reproducción del texto, Reglas Lógicas del Discurso Parlamentario, que, sin duda, con un estilo conciso contribuirá a enriquecer y mejorar el arte de hablar y argumentar en la tribuna parlamentaria.

En la Sección del Archivo Histórico y Biblioteca, “José Aguilar y Maya”, se destaca el debate legislativo guanajuatense sobre el tema, derecho de iniciativa, establecido en nuestra norma constitucional, a partir de dos fuentes documentales: La primera, a través de las Actas de Sesiones del Congreso del Estado, en donde se narra la discusión y, en la segunda, el Diario de los Debates, que de manera estenográfica recoge literalmente las controversias entre los parlamentarios.

Asimismo, se recomiendan cuatro ejemplares, que tratan sobre diversos tópicos polémicos expresados en discursos por los diputados.

Para coadyuvar y facilitar la comprensión de algunos términos de este número de Apuntes Legislativos, se adicionan conceptos y categorías afines a la Oratoria Parlamentaria.

Documento: Libro Electrónico | Editorial: Congreso de Estado de Guanajato | Abrir documento

5/5 - 16 votos

Descubre más desde Politikaperu

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Descubre más desde Politikaperu

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo