Trabajo parlamentario

Para tomar una decisión habría que hablar de dos tipos de eficiencia dentro de un ente político descentralizado: la eficiencia de la administración y la eficiencia del aparato político. Cuando hablamos de las Comisiones, el Consejo Directivo, la Mesa Directiva y los plenarios no nos referimos a otra cosa que a los órganos que toman decisiones.

Hay un detalle que me llama la atención: el discurrir informativo de cada fin de semana. De viernes a sábado sí hay noticias, pero el sábado se produce un vacío de información. Parte de nuestra estrategia competitiva pasa por ofrecer nuestra información los sábados para que la balanza se incline y disminuya el espacio de la especulación y crezca el de la noticia. Así como las empresas periodísticas tienen una estrategia para brindar noticias, es legítimo que el sistema de prensa del Congreso tenga su propia estrategia para difundir información. Todos competimos dentro de un mercado político.

Actualmente, los directores de los medios de prensa y los jefes de los medios de información tienen en su televisor, frente a su escritorio, la sesión plenaria completa. Entonces, en la medida en que eso ocurre, podemos afirmar que la liberalización del mercado informativo ya se ha institucionalizado en el Congreso del Perú. Y eso es muy relevante para la ciudadanía.

Hoy, las personas participan sin tener que votar cada cinco años. Y participan todos los peruanos, los que están dentro y fuera del país. El Parlamentario tiene la posibilidad de poder contar con la opinión de las personas. De hecho, muchas de sus iniciativas son producto de la colaboración de gente que ni ustedes ni yo ni el Parlamentario hemos visto nunca. Eso muestra uno de los flancos de la revolución de la informática en nuestro sistema político.

Pero es necesario rediseñar, permanentemente, nuestra estrategia. El voto de las personas va a empezar a cambiar de ahora en adelante, porque todo este nuevo aparato de información busca, intenta y arriesga un cambio de mentalidad en la conciencia democrática colectiva. Las personas ya no sólo van a elegir a sus gobernantes cada cinco años, sino que dentro de esos cinco años —y aquí está la gran novedad de nuestra propuesta- van a poder evaluarlos y revisar su trabajo legislativo. Por ejemplo, hoy los ciudadanos pueden comprobar si un Parlamentario cumplió con presentar el proyecto de ley que ofreció en su campaña electoral.

Las Mesas Directivas formadas desde 1993, junto con el trabajador parlamentario y con los cronistas, han trabajado para que los votantes estén realmente informados y puedan evaluar el comportamiento político de sus legisladores. Hasta hace poco tiempo pensar esto era imposible, descabellado. Hoy, también, un estudiante puede entrar al Congreso desde su computadora para informarse y evaluar el comportamiento de los grupos políticos.

¿Acaso ese no es un cambio radical en las estructuras de la democracia peruana? Sí. Y lo que es más importante: se trata de un viraje que también debe llegar a otras instituciones públicas. Yo soy un institucionalista y creo en una institucionalidad que se condiga con los procesos de modernización.

Notas

  1. Disertación ofrecida como parte del Ciclo de Conferencias «El trabajo parlamentario y las tecnologías de la información», organizado por la Mesa Directiva del Congreso de la República y dirigido a los cronistas parlamentarios.