Teoría general de sistema político de Maurice Duverger

Duverger usa el concepto de régimen político, como una cierta combinación de un sistema de partidos, una forma de votación, de uno o varios tipos de decisión, de una o varias estructuras de grupos de presión. Para Duverger el estudio de cualquier proceso

La concentración de poder se hace en beneficio del partido que, en beneficio del gobierno, ya que el conjunto de órganos del Estado (ministros, jefes de gobierno, parlamento, administradores) constituyen solamente el complejo de medios de acción por los cuales se expresa la voluntad del propio partido.

Por lo que, concluye que el verdadero centro de impulsión política es propiamente el «Comité central» del partido único, con la tendencia de integrar al Estado y al partido en una sola entidad.

  • El Régimen de separación de poderes: Se caracteriza primordialmente por confiar cada tarea gubernamental a un órgano diferente. El sistema se ha desarrollado en el siglo XVIII como la mayor parte de los regímenes constitucionales, pero su significado actual es hoy diferente a entonces. Se ubica en el extremo opuesto a la confusión de poderes y supone la existencia de numerosos órganos especializados en el ejercicio de su función. Sus notas o características específicas son:
  1.  La especialización funcional;
  2. La independencia orgánica; pero no se observa una separación tan rigurosa como lo entiende Duverger; y
  3. Hay un control recíproco en lugar de la pretendida separación absoluta.

La aparición de la separación de poderes nació en la época de las monarquías absolutas, como medio de debilitar la autoridad del Rey; se trataba de enfrentar al monarca con un parlamento dotado de poder legislativo, arrancado del rey; y la ausencia de los medios de acción entre los órganos tenía como finalidad la protección del parlamento contra la opresión real. Este viejo principio de la separación de poderes renace con las formas del régimen presidencial.

  •  El régimen de colaboración de poderes: para el autor se da en un régimen parlamentario y tiene las tres características específicas:
  1.  Supone una distinción de las funciones del Estado, que son confiadas a distintos órganos.
  2. Tales órganos no están rigurosamente especializados en sus funciones, existiendo campos de acción común.
  3. Los órganos del Estado disponen de medios de acción recíproca.

Por lo que distingue al régimen de colaboración de poderes es la dependencia orgánica y la colaboración funcional. Como ejemplo el autor pone al régimen parlamentario porque es un régimen de colaboración de poderes dualista y equilibrado, que se define esencialmente por la responsabilidad política de los ministros ante el parlamento; es decir, el régimen parlamentario supone la existencia de un jefe de Estado independiente.

Esta independencia se manifiesta en la irresponsabilidad política del jefe de Estado, por lo que todos los actos del jefe de Estado deben estar refrendados por el ministro del sector, que es responsable ante el parlamento. Los ministros de Estado en un régimen parlamentario se distinguen por dos características principales:

  1. Son responsables políticamente ante el parlamento que los puede obligar a dimitir.
  2. Forman un órgano colectivo, por lo que el gabinete es responsable colectivo de sus decisiones ante el parlamento.

Tipología sociológica de los regímenes políticos

Duverger en su tipología sociológica establece dos tipos de regímenes; los regímenes pluralistas o democráticos y los regímenes unitarios o autocráticos.

Regímenes pluralistas o democráticos: En ellos la lucha política se desarrolla a la luz pública y libremente. Siempre actúan dos o más partidos políticos, también la lucha política es abierta en el plano de la prensa, de los medios de expresión y de información.

Se permite la expresión individual de opiniones, por medio de la palabra escrita, oral o visual; la adhesión a organizaciones, la participación en manifestaciones públicas. Sin embargo, advierte que la actividad de los grupos de presión que tratan de influenciar directa o indirectamente sobre los centros de decisión política es algunas veces secreta.

Regímenes de la democracia: dentro de los regímenes pluralistas o democráticos, Duverger considera que la mejor tipología combina las formas jurídicas de los regímenes y la naturaleza de los partidos políticos, que se enfrentan en ellos. Cree que la distinción entre bipartidismo y multipartidismo es capital en lo relativo a la estructura de los regímenes políticos, por lo cual formula a los siguientes regímenes:

Régimen Presidencial: este régimen se basa en las siguientes características específicas que son:

  •  El jefe de Estado es elegido por la nación toda y no designado por el parlamento;
  • Ni el presidente, ni los ministros de Estado pueden ser separados del poder por el parlamento mediante el voto de desconfianza o censura.
  • El régimen presidencial se desarrolla en los regímenes de partido multipartidista y/o bipartidista y no en el monopartidista, en el último caso es una dictadura. En el caso del bipartidismo, Duverger al tomar el ejemplo de los Estados Unidos, señala que éste es un seudo bipartidismo porque el voto no es disciplinado.

Régimen parlamentario: Desde la perspectiva del régimen de partidos tenemos al bipartidismo como el inglés, y multipartidista como en el caso de Europa continental. El régimen parlamentario supone la existencia de un jefe de Estado independiente, esta independencia se manifiesta en la irresponsabilidad política del jefe de Estado; por lo que todos los actos del jefe de Estado deben estar refrendados por el ministro del sector, que es responsable ante el parlamento.

Los ministros de Estado en un régimen parlamentario se distinguen por dos características principales: son responsables políticamente ante el parlamento que los puede obligar a dimitir; y forman además un órgano colectivo, llamado gabinete que es responsable colectivo de sus decisiones ante el parlamento.

El régimen parlamentario también requiere el equilibrio de los poderes, cada uno de ellos tiene sobre los otros medios de acción sensiblemente equivalentes. Entre esos diversos elementos encaminados a mantener el referido equilibrio de poderes destaca los siguientes:

  • El derecho de disolución que es la facultad que tiene el ejecutivo de disolver las cámaras, esto permite contraponer la influencia de las cámaras sobre los ministros.
  • El bicameralismo que permite debilitar al parlamento evitando su tendencia a la preponderancia, aunque no es una nota necesaria del régimen parlamentario.

El régimen parlamentario es resultado de la evolución histórico política de Europa y no resultado de una doctrina; el régimen parlamentario surgió de la práctica inglesa de los siglos XVIII y XIX. La explicación que hace Duverger es estrictamente teórica, señalando que en la práctica difiere en algunos aspectos que son los siguientes: