Temas de discusión pública e información política I

Debemos destacar que resulta subjetivo e imposible querer que todos los ciudadanos tengan conocimiento amplios y completos sobre la política, como lo expresamos en el capítulo anterior, estar informado genera un coste que muchas veces los ciudadanos no podemos asumir, parece que, para evaluar la información política que los ciudadanos poseen, debemos considerar dos aspectos.

Referencias

[1] “La cuota de información política es variable con tendencia a la simplificación en cada nivel de la cascada, por lo que los componentes de cada contenedor difieren en cuanto a la información política que manejan y a la complejidad de la misma, por lo cual es evidente que eventualmente deberían tener perspectivas distintas respecto de un tema público; sin embargo, como los medios de comunicación simplifican la información política y como ésta es masiva en el sentido que llega a todos los niveles socioeconómicos, es que se produce en algunos casos puntos de vistas similares, sobre todo cuando están relacionados a temas generales; cuando se refieren a hechos o situaciones específicas, las diferencias son manifiestas, ya que no sólo debe considerarse la información de los medios de comunicación y de los lideres de opinión; debemos considerar la experiencia personal y la influencia de los grupos de referencia. <Véase Capítulo I, p. 77>.

[2] En muchas encuestas de opinión pública realizadas en nuestro país se considera oportuno preguntar sobre la recordación de los personajes públicos, para luego comparar si hubo acierto u error, No parece acertado evaluar si los ciudadanos conocen a tal o cual ministro porque no nos da una pauta sobre la información política que un ciudadano maneja.  Puede no conocer a un Ministro o Congresista, pero puede estar al tanto de las políticas de gobierno y expresar su opinión favorable o no más allá de quien ocupe el cargo o no, pues la personalización de las políticas recaen generalmente en el Presidente y en algunos miembros de los poderes públicos y no en todos. Por eso, no todos los miembros de un gobierno aunque nominalmente ostenten un mismo cargo o función, tienen necesariamente el mismo grado de influencia o poder.

[3] La selección final tiene por objeto verificar sólo el nivel de conocimiento sobre temas políticos, y se cuidó en que sean asuntos que habían sido tratados con anterioridad.