Tag: baladas del recuerdo

De qué vale tener todo en la vida

De qué vale tener todo en la vida, de qué vale que esté todo en flor, si no tengo más tu cariño, si no siento más tu calor, de qué vale tener todo en la vida, de qué vale que esté todo en flor, si no tengo más tu cariño, si no siento más tu calor.

el-greco

Alza tu copa, brindemos por el adiós

Toma, bebe, alza tu copa, llévala a tu boca y brindemos por el adiós, no ves, que nuestro amor se está muriendo, no ves que afuera está lloviendo, todo es un cuadro de dolor.

Debes comprenderme

Debes comprenderme si me marcho ya, por tu bien has de dejar de quererme, tienes que olvidar. Para qué fingir cariño que no te he de dar, porque mi destino está ya marcado. Hay en mi vida otra vida, el amor de verdad.

Manolo-galvan

Madre hoy no me levanto Hijo de ramera

En un pueblo junto a este, hubo una hermosa doncella, que tenía 15 años y una belleza muy fresca, se bañaba junto al río en el rincón de la alberca, un día tres mozos llegan para sin ser vistos verla

Nathalie

La plaza roja desierta, delante de mí Nathalie, tenía un lindo nombre mi guía, Nathalie. La plaza roja muy blanca, la nieve formaba un tapiz, y yo seguía aquel frio domingo a Nathalie.

Raphael

Como yo te amo

Como yo te amo, como yo te amo, convéncete, convéncete, nadie te amará. Como yo te amo, como yo te amo, olvídate, olvídate, nadie te amará, nadie te amará, nadie porque ¡Yo!, te amo con la fuerza de los mares, yo

Manolo-galvan

El lamento de tu voz

El lamento de tu voz al partir, en mi alma se grabó, y sentí que no olvidaría ya, el momento del adiós, pues con fuerza se grabó, dentro de mi corazón, el lamento de tu voz al partir.

El tren que nos separa

Volverás – El tren que nos separa

El tren que nos separa se aleja más de mi, con lagrimas te digo, volverás, como es posible, un año estar sin ti. El hombre de mi vida, has sido siempre tu, un año no es un siglo, volverás, y nuestras bocas, de nuevo se unirán

Manolo-galvan

Poque te marchas abuelo

Le vi hacer la maleta y entre las cosas que iba guardando, había un retrato de todos del último cumpleaños, una bufanda de lana, unas zapatillas y su corbata, y aquellos viejos pañuelos que la abuela le bordaba. Porque te…
Leer más

Te regalo yo mis ojos

Poco a poco me querías, tanto, tanto, me engañabas, que hoy mi mundo es ya un desierto, de silencio sin tu amor. Cuanto, cuanto, siento ahora, el no haberte amado poco, como poco casi nada, has podido amarme tu. Tú…
Leer más