Realpolitik y crisis del Consejo de Seguridad

La clave para entender el desajuste del Consejo de Seguridad, radica en que ninguno de los 5 estados miembros con derecho a veto, quiere perder esa competencia, ni ampliarlo o compartirlo con otros Estados. En tal sentido, De Rivero afirma que por ejemplo, China no dejará que Japón sea miembro permanente por Asia, ni tampoco lo hará Alemania por Europa, ni Brasil por América Latina.

“Por estas razones, las cinco potencias con derecho a veto tienen que practicar realpolitik dentro del Consejo de Seguridad o desmoronan el sistema de seguridad colectiva de las Naciones Unidas con los terremotos que producen los choques de sus políticas de poder. Durante la guerra fría, cuando el poder mundial era bipolar, el Consejo de Seguridad funcionó con realpolitik.

A ningún miembro del Consejo, ni al Secretario General se les ocurrió llevar temas que afectaran la bipolaridad entre los Estados Unidos y la URSS. Así, la URSS invadió Hungría, Checoslovaquia y Afganistán, y los Estados Unidos intervinieron en el Líbano, República Dominicana, Vietnam, Granada y Panamá, sin que el Consejo de Seguridad se pronunciara sobre estas intervenciones contra la Carta de Naciones Unidas.”

De Rivero afirma que el buen funcionamiento del Consejo de Seguridad no dependerá de que se reforme su composición sino de la evolución de la estructura del poder mundial, ya que hemos pasado de un mundo bipolar caracterizado por la guerra fría, a un mundo multipolar con la preeminencia militar de los Estados Unidos.

La clave para entender el desajuste del Consejo de Seguridad, radica en que ninguno de los 5 estados miembros con derecho a veto, quiere perder esa competencia, ni ampliarlo o compartirlo con otros Estados. En tal sentido, De Rivero afirma que por ejemplo, China no dejará que Japón sea miembro permanente por Asia, ni tampoco lo hará Alemania por Europa, ni Brasil por América Latina.

Tipo de documento: Artículo

Realpolitik y crisis del Consejo de Seguridad
5 (100%) 1 vote

*  Demanda presentada por Perú ante la Corte de La Haya contra Chile