Práctica parlamentaria y proceso legislativo

No es exagerado afirmar que la práctica parlamentaria surgió con el Congreso mismo, ya que no es posible suponer que un reglamento contenga todas las respuestas a los problemas de funcionamiento que cotidianamente enfrenta un Parlamento.

Al evolucionar éste, dichas prácticas fueron una herramienta indispensable para llenar lagunas y omisiones que los sucesivos reglamentos internos de las asambleas no anticiparon frente al cambio político de una nación que se rigió, desde la consolidación de su independencia, por la división de poderes. El Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos de 1934, sintetizó más de un siglo de prácticas parlamentarias iniciadas en los albores del siglo XIX.

La irrupción del pluralismo político en 1997 y el hecho inédito de que ningún partido obtuviera la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, configurando un gobierno dividido, cambió el rostro del Congreso y la dinámica de las Cámaras que lo integran. Desde entonces, las fuerzas políticas aquí representadas han tenido que buscar acuerdos que permitan el adecuado funcionamiento del Poder Legislativo, que se ha convertido en una institución central de la transición mexicana.

La práctica parlamentaria da respuesta a los legisladores, respecto de las constantes dudas sobre la aplicabilidad de procedimientos internos que se presentan en el desarrollo de sus funciones constitucionales. Ésta, transformada en norma interna, significa soluciones; de lo contrario se pueden propiciar consecuencias adversas a lo esperado, como posponer la toma de decisiones importantes.

Podemos inferir que práctica parlamentaria es un concepto compuesto de dos palabras, la primera entendida como el uso continuo o constante, y la segunda refiere lo atribuible, perteneciente o relativo al parlamento. La doctrina ha conceptualizado a la práctica parlamentaria como “una fuente del Derecho Parlamentario, que emana de la actividad realizada en forma habitual por los integrantes de las Cámaras, cuyos objetivos son subsanar los vacíos o lagunas que existen en el marco jurídico del Congreso, que permitan la colaboración y convivencia pacífica en el desarrollo de las sesiones y eficientar los trabajos legislativos. (Págs. 1-2)

Documento: Ensayo | Editorial: Cámara de Diputados de México | Abrir documento

5/5 - 17 votos

Descubre más desde Politikaperu

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo