Poema del alma

Dame el pan que sobra en tu mesa, dame el vino que sobra en tu jarra, que si vienen de tus manos tan blancas, no me parecen migajas.

El mundo es un pobre poema, que solo recita el alma. Dame el pan que sobra en tu mesa, dame el vino que sobra en tu jarra, que si vienen de tus manos tan blancas, no me parecen migajas.

Si un día cansada de besos, tus pasos te traen a mi casa, yo sabré comprender tu silencio y esperar tus migajas mañana. El mundo no entiende de amores, el mundo no entiende de nada, el mundo es un pobre poema que solo recita el alma. El mundo es un pobre poema que solo recita el alma.

Amores igual que canciones, dolores igual que sonatas, todos flotan en el aire y son un poema del alma. Y el alma no entiende mis versos, se vende si quieres comprarla, el alma se creyó que los besos, eran preludios de calma. Y es que el mundo no entiende de versos, el mundo no entiende de nada, el mundo es un pobre poema que solo recita el alma. El mundo es un pobre poema que solo recita el alma.

Durmiendo yo tuve dos sueños, soñando yo hablaba en voz alta, y mi voz se perdió entre la noche, y mis sueños murieron al alba. Y mi sueños se hicieron mayores, la noche olvido mis palabras, Y, y mi cuarto pintado de negro, lloro mi poema del alma. Y es que el mundo no entiende de sueños, el mundo no entiende de nada, el mundo es un pobre poema que solo recita el alma.  El mundo es un pobre poema que solo recita el alma.

Poema del alma
5 (100%) 1 vote

*  Vanidad