Pensamiento Político de Jhon Locke 1632 – 1704

Jhon Locke sostenía que el estado naturaleza es uno de paz. Buena voluntad, asistencia mutua y conservación, defiende esta posición con base en que la ley natural proporciona un sistema completo de derecho y deberes humanos.

El contrato: después de describir el estado natural como una situación de paz y ayuda mutua y de definir los derechos naturales por analogía con la propiedad privada, incluso como anterior al surgimiento de la sociedad, pasa Locke a hacer derivar a la sociedad civil del consentimiento de sus miembros.

Había definido el poder civil como: “el derecho de hacer leyes con penas para la regulación y conservación de la propiedad y de emplear la fuerza del común en la ejecución de tales leyes, todo ello sólo por el interés común”.

Los poderes legislativo y ejecutivo utilizados por el gobierno para proteger la propiedad no son sino el poder natural de cada hombre puesto en manos de la comunidad o entregado al pueblo, y se justifica por ser el mejor modo de proteger los derechos naturales “” éste es el pacto original”, por el cual los hombres se unían en una sociedad, es un acuerdo de unirse en una sociedad política que es el pacto que existe o se supone existe entre los individuos que ingresan a una república.

Locke no dice en realidad qué es lo que surge precisamente por el pacto original, consideraba la entrega del derecho natural de las personas como condicional, tanto frente a la sociedad como frente al gobierno, ya que sólo el poder individual se abandona con la única intención de mejorar y preservar su libertad y su propiedad; la sociedad está obligada a asegurar la propiedad de cada individuo.

Sociedad y gobierno: Locke consideraba el establecimiento de un gobierno como hecho menos importante que el pacto original, que constituye una sociedad civil, una vez que una mayoría ha acordado constituir un gobierno. “Todo el poder de la comunidad está naturalmente en él”, la forma de gobierno depende del uso que la mayoría (comunidad) haga de su poder, puede conservarlo o delegarlo a un poder legislativo, siguiendo la experiencia de la revolución inglesa. Locke daba por supuesto que el poder legislativo es supremo en el gobierno, aunque admitía la posibilidad de que el ejecutivo participe en la creación de las leyes, pero ambos poderes son limitados; para asegurar la libertad, es importante que el poder legislativo y el ejecutivo no se encuentren en la misma mano.