Participación electoral

Otra de las manifestaciones del comportamiento político, es la participación electoral. ¿Qué conjunto de actividades o conductas observadas puede ser considerado como participación electoral? El acto de votar es una de ellas, también la militancia...

Debemos tener presente que, al excluir del proceso de cómputo a los votos blancos y nulos, generan resultados distintos en cuanto a la distribución y asignación porcentual de los candidatos y organizaciones políticas participantes. Tanto los votos blancos y los viciados expresan una opinión y una decisión de manifestar su descontento, neutralidad o indiferencia con los candidatos, partidos o con el propio sistema político, por lo que debería considerarse en el cómputo porque son manifestaciones de voluntades políticas que en la actualidad se están excluyendo y distorsionan los resultados electorales que se han desarrollado. De hecho, un porcentaje im­portante de los ciudadanos se autoexcluyen de las elecciones y otros aún participando en él, manifiestan una posición que debería considerarse al momento de efectuarse el cómputo.

Adicionalmente, otros factores contribuyen a que las personas no acudan a votar, la migración explica algún porcentaje del ausentismo electoral, pues muchas veces resulta más económico pagar la multa que viajar al lugar de origen para emitir el voto; se puede observar, que la importancia e interés por los procesos electorales son variables. En las elecciones generales los porcentajes de ausentismo son relativamente menores que en los procesos municipales, aunque ésta afirmación no puede ser categórica, pues la diferencia en promedio es de 3.6 por ciento.

Volver a Información y política: un análisis de las fuentes y opiniones políticas de los ciudadanos de Lima Metropolitana.

Referencias

[1] El índice se construye sobre la base de las siguientes consideraciones. Si además de votar, las personas hablaron o trataron de influir sobre la intención de voto de otros; financiar con dinero u otro objeto las campañas electorales; asistieron a reuniones de tipo político—partidario como mítines, cenas, etc., pertenecer formalmente a alguna organización política; realizar labores de proselitismo político durante una campaña electoral y uso de distintivo o insignias.

[2] Hasta donde tengo conocimiento, siempre, en las elecciones municipales, aparece el argumento de ser procesos vecinales.

[3] Este promedio se ha construido sobre la base de los porcentajes de ausentismo electoral en todos los procesos electorales habidos desde 1978 – 1993, incluyendo elecciones generales, municipales, constituyentes y referéndum. Fuente: Jurado Nacional de Elecciones.

[4] TUESTA SOLDEVILLA, FERNANDO, “Perú Político en Cifras”,  Lima – Perú, Fundación Friedrich Ebert, 2da edición, 1994, p. 34.

5/5 - (15 votos)