Los grupos de presión

Los medios de comunicación regularmente hacen referencia a los lobbys que habrían funcionado en el Congreso para motivar, modificar o paralizar algunos de los proyectos de ley que se debate. O que, el Poder Ejecutivo, observa una norma aprobada en el

La principal acción que debe promoverse es la organización, la conjunción de intereses y valores de los diferentes grupos de la sociedad civil y que sean capaces de expresarse frente a las propuestas o decisiones públicas o de las otras organizaciones, esa es la manera de construir y desarrollar una sociedad democrática. Además, permite la inclusión en el proceso deliberativo de las políticas.

Lo dijimos hace 5 años, “Se necesita una ley, sí es cierto, pero no esperemos que la ley solucione el asunto, un registro de los grupos de presión y normar su comportamiento no bastará si no es posible conseguir que abiertamente cada grupo y cada persona manifiesten sus intereses y con ello podamos comprender la lógica de sus acciones y simultáneamente evitar de esta manera la corrupción de las formas ocultas de presión”.

La Ley N° 28024[3], Ley que regula la Gestión de Intereses en la Administración Pública, ha sido un paso importante, pero no ha permitido, ni permitirá, que la esencia del problema persista, en tanto no se haga extensivo y abierto la expresión de los grupos de presión de sus intereses, frente a los actos del poder público.


[1] IGV similar al Impuesto al Valor Agregado.

[2] La Iglesia Católica y las Iglesias en General constituyen también grupos de presión, en tanto influyen en el proceso gubernamental.

[3] http://www.congreso.gob.pe/ntley/Imagenes/Leyes/28024.pdf