Los canales de comunicación en el sistema político

Las estructuras de comunicación son: 1) contactos informales cara a cara; 2) estructuras sociales tradicionales, como la familia, los grupos de trabajo o religiosos; 3) estructuras gubernamentales como los poderes del Estado y la burocracia; 4) estructuras de insumo o demandas políticas, las que son formuladas por las organizaciones políticas y los grupos de presión...

c) presentan candidatos a elección pública, esta es una variable definitoria, que distingue a un partido u organización política, sólo las organizaciones políticas presentan candidatos a cargos de elección popular y compiten por los votos de los electores; y,

d) la conquista del poder, es también una de las variables definitorias que distingue a los partidos políticos de otras fuerzas políticas, sólo los partidos políticos se organizan, representan ciertas ideas y tienen una finalidad (bien común, democracia, etc.) y para ello buscan alcanzar el poder. Eso quiere decir, que el alcanzar el poder y presentar candidatos a las elecciones populares son las condiciones nece­saria que nos permite distinguir y definir a una organización política.

Asimismo, los partidos políticos tienen múltiples funciones que van desde constituirse en centros de formación de élites políticas, pasando por las funciones de articular, combinar y agregar intereses de los diversos grupos sociales para convertirlos en demandas políticas, hasta de ser un canal de representación ciudadana, en cuanto expresan la voluntad polí­tica del electorado.

Sartori, indica que los partidos políticos son también, “conducto de expresión, canalización y comunicación.” [7]  Sin embargo, añade en su análisis, que la función de comunicación está inserta en todos los compo­nentes del sistema político, razón por la cual, en el caso de los partidos políticos, si él separa las funciones de expresión, canalización y comunica­ción es para manifestar y resaltar que las entidades de partidos comparten la función de comunicación y canalización, mientras que sólo los sistemas de partidos comparten la función de expresión.

Para el autor,  un sistema de partidos sólo es tal si existe más de un partido y pueden «expresar», esto es permite a los ciudadanos comunicar cosas al Estado; mientras que las funciones de canalización y de comuni­cación son funciones que también cumple el Estado—partido en un con­texto político absolutamente distinto, como el totalitarismo,  ya que allí se manifiestan las funciones de canalización y comunicación, pero dirigidas del Estado—Partido a la sociedad y no como sucedería en los sistemas democráticos, que sería de la sociedad→Partido→Estado, y viceversa, en la que, la función expresiva es manifiesta si consideramos esta distinción. Hay que agregar que la función expresiva «transmite unas exigencias res­paldadas por una presión». El partido respalda con su propio peso las exi­gencias a las que se siente obligados a responder.» [8] Pero, además, la función de canalización implica que los partidos pueden y de hecho lo ha­cen, manipular y dirigir en un sentido u otro la discusión política.

Como estructura de comunicación los partidos cumplen pues princi­palmente, la función expresiva, en tanto son los llamados a expresar en el nivel político, las diversas demandas sociales, de allí que se considere a los partidos como puntos intermedios entre la sociedad y el Estado.

Los organismos gubernamentales como canales formales de comunicación

En cuanto a los entes gubernamentales, debemos considerar que tienen como objeto poner de conocimiento de la ciudadanía las actividades, normatividad y políticas que implementan. Tienen que insertar dos líneas de comunicación, una a través de los medios de comunicación y otra al interior de sus instituciones para la interacción entre éstos y los ciudadanos.

La comunicación de las entidades públicas, es por naturaleza una dirigida hacia el público, a pesar de ello, la función informativa es quizás una de la más descuidada, ya que existen bajos niveles de interacción, que se demuestra por el desconocimiento por parte de los ciudadanos de las actividades, funciones y regulaciones que hace cada organismo estatal.

Actualmente el Congreso de la República, es la entidad que está más avanzada en cambiar esa situación, al haber incorporado en su es­tructura vías de comunicación directa entre la ciudadanía y la institución a través de la Oficina de Orientación y Participación Ciudadana, en la que los ciudadanos tienen la posibilidad de interactuar con la institución y los re­presentantes. Para tal fin, el Congreso mantiene un programa de radio, una página Web con múltiple y variada información, así como un intere­sante programa de visitas programadas en que los ciudadanos y las enti­dades de la sociedad civil (colegios, gremios, universidades, etc.) pueden conocer de cerca la dinámica de este poder del Estado.

Este proyecto ha surgido como respuesta a un problema de orden estructural y que trataremos con amplitud en el caso de los medios de comunicación. Indicar por ahora, que el tratamiento de la información so­bre las entidades gubernamentales en los medios de comunicación tienden a presentarse de una manera muy comprimida, por la enorme cantidad de información que los medios de comunicación tienen que procesar, por ello la importancia de la comunicación institucional como vías alternas de in­teracción con los ciudadanos.

Los medios de comunicación como canales formales de comunicación

Los medios de comunicación prestan un servicio a los distintos gru­pos organizados para que se den a conocer sus ideas u opiniones y así intentar influir en la formación de la opinión pública, ellos son los princi­pales canales formales de comunicación. Todos estos agentes constante­mente emiten mensajes u opiniones a fin de canalizar un respaldo y a la vez, intentan poner en tela de juicio, los mensajes de los otros agentes que tienen opiniones o intereses opuestos a los que se defienden.

El objetivo es conseguir que los ciudadanos estén enterados del he­cho o acontecimiento, pero con la versión del grupo interesado, para así, conseguir que esa versión sea aceptada como válida. Si el objetivo se cumple, el mensaje emitido será de conocimiento de los ciudadanos.

La idea básica es informar al público de los acontecimientos dando a conocer las distintas versiones de los hechos y —según el tipo de informa­ción— su posición respecto a la situación o suceso, es decir, se configuran un conjunto de influencias recíprocas que procuran propagar mensajes. “La información que nos llega a través de los medios de comunicación re­presenta la resolución de conflictos entre numerosas presiones tecnológi­cas, económicas y políticas, y el contenido de los medios, es el compro­miso operativo que emerge de la interacción de esas tres esferas de in­fluencia”. [9]