Las ciencias políticas: Relaciones Interdisciplinares

«Algunos autores niegan la interdisciplinariedad en el campo de las Ciencias Políticas, argumentando que las relaciones de la Ciencia Política con otras Ciencias Sociales no son relaciones entre disciplinas completas, sino entre sectores de diferentes disciplinas, o sea, entre subcampos especializados que casi siempre se encuentran dentro de disciplinas formales, por lo que prefieren hablar de hibridación de fragmentos de ciencias.

Los avances alcanzados en el conjunto de las Ciencias Sociales y, particularmente de la Ciencia Política, se pueden explicar en buena medida por la hibridación de segmentos distintos de estas ciencias. Las nuevas esferas híbridas que se forman pueden alcanzar una relativa independencia o pueden continuar teniendo una doble afiliación. La Economía Política, para algunos, ha alcanzado esa independencia; la Antropología Política, según los mismos autores, sigue siendo una rama de la Antropología y, al mismo tiempo, forma parte de las Ciencias Políticas (constituye, según algunos, un subcampo de la Ciencia Política). El criterio para esta determinación sería, seguramente, el predominio de uno u otro enfoque en la obra de que se trate.

Aunque algunos especialistas no aceptan el término Ciencias Políticas y prefieren decir que esas disciplinas que hemos mencionado son subcampos de la Ciencia Política, seguimos pensando que, en realidad, constituyen disciplinas autónomas, relativamente independientes, constitutivas de ese concepto más amplio denominado Ciencias Políticas, sin negar, por supuesto, el status autónomo de la Ciencia Política como una, muy peculiar, de esas disciplinas. En esta discusión pesan mucho los préstamos de conceptos que se producen entre la Ciencia Política y otras disciplinas sociales. La Ciencia Política, sin dudas, está repleta de conceptos “importados” de la Filosofía, la Sociología, la Psicología, la economía, la antropología, la teología, etc., los cuales, por supuesto, han cambiado su significado en el proceso de adopción y adaptación que necesariamente se produce.

Ello no niega que la propia disciplina haya generado sus propios conceptos, también de mucha importancia. En este último sentido se destaca, en general, que el más viejo de éstos es el concepto de poder y el más reciente el de implosión, sugerido por los procesos políticos de derrumbe del socialismo de Europa del Este y desintegración de la Unión Soviética.

Coinciden muchos investigadores en señalar que Max Weber y Carlos Marx fueron los más prolíficos generadores de conceptos nuevos, sólo comparados con Aristóteles; ellos dos son, de hecho, académicos híbridos». (Pág. 3-4)

Tipo de documento: Artículo

5/5 - 7 votos