La Revolución Francesa

Francia en 1789 contaba con 26 millones de habitantes, la mayoría de ellos en edad de trabajar. La situación coyuntural y el sistema en sí perdían cada vez capacidad de respuesta. En 1789 Francia tenía un exceso de población, las rentas estatales bordeaban unos 500.000.000 de libras anuales, a pesar de ello era insuficiente para cubrir los gastos del Estado.

El Directorio: Los girondinos estaban nuevamente en el poder. La Convención de nominada ahora Termidor se negó a aplicar la Constitución de 1793 por considerarla demasiado democrática. Entonces a un año de la caída de Robespierre se promulgó una nueva Constitución la del año III.

Desaparecida la Convención Francia seguía siendo una república, pero sin sufragio universal, sólo quienes poseían determinada fortuna tendrían derecho a elegir miembros de la representación nacional (Voto censitario), integrada por dos cámaras: el Consejo de los Ancianos compuesto por 250 miembros de más de 40 años y el Consejo de los Quinientos.

El gobierno se concedía a un poder ejecutivo compuesto de 5 miembros elegidos por las cámaras y renovable a razón de un Directorio; a la sazón el Directorio de Barras.

El Directorio inició sus funciones defendiéndose en el orden interno de la oposición jacobina y, en particular, de la revuelta de Babeuf, que fue un fracaso. En el orden externo, vencida la coalición general que habían originado la ejecución de Luis XVI, se había firmado la paz con Prusia y España, mediante el tratado de Basilea; y con Holanda, mediante el tratado de la Haya. Sólo Inglaterra y Austria enfrentaban a la Francia revolucionaria.

La revolución de Francia en ese entonces puede resumirse así: los católicos pudieron restablecer su culto, se volvió a la libertad de conciencia, se cerró el club jacobino y los monárquicos levantaron la cabeza.  A pesar de la derrota en Egipto. Napoleón Bonaparte desembarcaba el 9 de octubre de 1799 a Francia. Fouché, Sieyes y Talleyrand tenían preparado un plan para hacer un golpe de Estado. Este golpe se realizó el 18 y 19 brumario. Después de prolongadas deliberaciones; Bonaparte, Sieyes, Talleyrand y Fouché se repartieron los papeles a representar; invocarían la excusa de una conjura jacobina, a fin de aplazar para el día siguiente las sesiones de la representación popular y efectuarlas en el castillo de Saint Cloud, lejos de toda injerencia del pueblo francés.

Al final de este proceso el Consejo de los Quinientos confiaba el poder a tres cónsules que el Directorio dejaba vacante. Los tres Cónsules fueron: Sieyes, Roger Ducos y Napoleón Bonaparte. Este último fue designado primer Cónsul y fue el que ejerció el poder por mucho tiempo en Francia.

Bibliografía

  •  CARLOS S. FAYT. El Estado Liberal Moderno. Ed. Plus Ultra. Tomo VII. Argentina. 1973.
  • CARL GRIMBERG. Historia Universal. Ed. Daimon Manuel Tamayo. Tomos 31, 32, 33. Chile. 1988.
  • EMMANUEL SIEYES. ¿Qué es el Tercer Estado? Ed. Aguilar. España. 1788.
  • JEAN JACQUES ROUSSEAU. El Contrato Social. Ed. Sarpe. España. 1985.
  • VOLTAIRE. Cartas Filosóficas. Ed. Sarpe. España. 1983.
  • JACQUES GODECHOT. Las Revoluciones 1770 1799. Ed. Labor. España. 1977.
  • STEFAN ZWIG. Fouche. Ed. Latino América. México. 1968.
  • IRVING LOUIS HOROWITZ. Fundamentos de Sociología Política. Ed. F.C.E. México. 1986.
  • ALFONSO LAZO. Revoluciones del Mundo Moderno. Ed. Salvat. España. 1984.

[1] Ver los ideólogos de la Revolución Francesa en: https://www.politikaperu.org/articulos/doc.asp?id=168.

[2] ¿Qué es el Tercer Estado? Ver en: https://www.politikaperu.org/articulos/doc.asp?id=80.

[3] Ver en: https://www.politikaperu.org/enlaces/ficha.asp?id=300.