Instituciones de gobierno, partidos y representación política en las democracias de América Latina

«No hay democracia representativa sin partidos políticos. Este enunciado expresa una
convicción dominante entre los especialistas. La convicción está fundada en constataciones
históricas y argumentos teóricos.

Ha habido democracias sin partidos políticos -en la Atenas clásica, por ejemplo- pero estas democracias no eran representativas. En todos los sistemas representativos que denominamos democráticos los puestos de gobierno se cubren a través de elecciones. En todos ellos hay, entonces, “organizaciones que presentan candidatos a elecciones para cubrir cargos de gobierno” (Sartori, 1976), es decir, partidos políticos.

Pero los partidos son algo más que un requisito funcional de las democracias representativas
derivado del método de nombramiento de funcionarios públicos. Los partidos políticos son
el vehículo institucional más apto para sostener la estabilidad y la legitimidad de los
regímenes democráticos (Mainwaring y Scully, 1995).

Para que las democracias puedan sostenerse en las complejas condiciones sociales modernas, las múltiples fuentes de conflicto político deben reducirse a un conjunto discreto de desacuerdos básicos, pasibles de ser resueltos a través de un mecanismo que otorgue a todos los intereses sociales clave la oportunidad de participar del proceso competitivo de formación de decisiones de gobierno.

Los partidos políticos producen la agregación de intereses y preferencias indispensable para
operar esa reducción y contribuyen de este modo a la institucionalización del conflicto
político. La legitimidad de las democracias está sostenida en los principios de igualdad intrínseca y autonomía (Dahl, 1989): todos los ciudadanos tienen derecho a una igual consideración de sus intereses y cada ciudadano es el mejor juez para determinar su bien y buscarlo.

Los partidos políticos dan a todos los ciudadanos una oportunidad de participar en la elaboración y convalidar con el voto sus programas de gobierno y disponen de recursos institucionales para controlar que las decisiones públicas coincidan con estos programas (Stokes, 1999a)» (Pág. 1-2)

Instituciones de gobierno, partidos y representación política en las democracias de América Latina es un ensayo que está dividido en cuatro partes. En la primera se discuten los análisis de los presidencialismos latinoamericanos, con particular atención a su impacto sobre la calidad de la representación democrática, entendida como la capacidad de los ciudadanos para traducir sus preferencias en políticas públicas a través de los partidos políticos.

En la segunda parte se analizan los tipos de relación entre gobiernos nacionales y subnacionales, con énfasis en los sistemas federales. En la tercera sección se analizan las teorías sobre el comportamiento de los partidos políticos como actor colectivo presentadas en Strøm (1990) y Samuels (2000) y procura extenderlas considerando el efecto posible del federalismo. En la cuarta sección se ofrecen algunas conclusiones.

 

Tipo de documento: Ensayo | Editorial: Konrad-Adenauer-Stiftung

5/5 - 1 voto