El Programa de Vaso de Leche: Problemas y perspectivas de reformulación

La cadena de distribución de los recursos y del alimento entre los beneficiarios, tiene una serie de fugas que hacen que el dinero asignado no llegue en su totalidad a los potenciales beneficiarios y que, principalmente, por el tipo de grupo objetivo, el beneficio se distribuya no en individuos de las características previstas, sino en los miembros de la familia de los beneficiarios.

Conclusiones

  •  Se necesitan mecanismos que limiten el uso político de los programas sociales en general y del PVLCH en particular, esto se lograría dándole estatuto legal a las organizaciones sociales.[1] Asimismo, se necesitan establecer límites a la reelección y estructura, e introducir mecanismos de vigilancia desde la misma sociedad civil.
  • La manera de mejorar la calidad de los servicios sociales, no solamente pasa por aumentar el presupuesto del gasto social, sino que es necesario mejorar las capacidades de monitoreo, evaluación, cumplimiento de metas y medir el impacto de los programas en la población beneficiaria.
  • La focalización debe concentrarse en los sectores pobres y muy pobres, tanto de la zona urbana y rural. No es posible que el 35 % de los beneficiarios del PVLCH sea NO POBRE.
  • La integración de un único sistema de ayuda social que involucre salud, educación y alimentación es una manera de mejorar el impacto de estos. Sin embargo, el excluir al PVLCH como se está haciendo en el proyecto de ley sobre Transferencias Programáticas es una manera de desandar por la vía menos mala.
  • El MIMDES constituye el Fondo de Apoyo a la Superación de la Pobreza, que centraliza los recursos ahora asignados al PRONAA, FONCODES, INABIF y otros programas sociales y que debe ser materia descentralización a los gobiernos locales. Se han retirado de la propuesta los recursos del Vaso de Leche. [4]
  • El FONASUP transfiere estos recursos a las municipalidades, pero estas transferencias están «condicionadas al cumplimiento de criterios de acreditación, gestión y resultados establecidos por el MIMDES». Se transfieren recursos a las regiones y las localidades para ser gestionados en el marco de políticas nacionales, logrando objetivos y metas con indicadores previamente establecidos y verificables. La continuidad de las transferencias está sujeta a la verificación del logro de dichos objetivos y metas, que son establecidos por el MIMDES. El ministerio también queda a cargo de dicha verificación, y sobre ella sustenta la decisión de dar continuidad a las transferencias o no. En la actualidad ni los gobiernos regionales ni los locales gestiona sus recursos en función de metas nacionales previamente establecidas.
  • El MIMDES suspenderá las transferencias y ejecutará directamente los programas en los distritos o provincias en los que las municipalidades respectivas hayan perdido su acreditación, hasta que dichas municipalidades hayan recuperado su acreditación. Ello supone que se deberá mantener una capacidad operativa nacional para intervenir en aquellas localidades en las que la municipalidad haya perdido la acreditación respectiva, implementando los proyectos y actividades que ahora están a cargo de PRONAA, FONCODES, INABIF y otros. Este es un tema que ya estaba planteado como situación de transición mientras se lograba la plena acreditación de los municipios para la transferencia de los programas sociales durante el 2004 y el 2005, pero que ahora podría pasara ser una situación permanente.
  • Los programas sociales actualmente existentes se integran en un solo fondo, en la línea de lo ya avanzado por el MEF al colocar todos los recursos de estos programas para el 2004 en una sola Unidad Ejecutora al interior del MIMDES (ahora PRONAA, FONCODES, INABIF, COOPOP, PAR, etc. son cada uno una Unidad Ejecutora, con su propia contabilidad, tesorería, equipos técnicos, etc.). Ello presume que será posible -desde un solo aparato institucional- gestionar actividades tan distintas como lo son las pequeñas inversiones sociales, los proyectos alimentarios y la protección a las personas y familias en riesgo, lo cual es dudoso.
  • El FONASUP tiene un Comité de Coordinación en el que solamente la Ministra del MIMDES tiene rango ministerial, el resto son viceministros o secretarios generales y el Presidente del CND, y no hay presencia ni de alcaldes, ni de organizaciones sociales ni de sociedad civil. Demasiado poder concentrado en una sola autoridad, y es un retroceso respecto de diseños previos como el del actual Directorio de FONCODES que cuenta con varios ministros y con representantes de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza.
  • El MIMDES desarrollará una capacidad permanente de acreditación de las capacidades y logros de las municipalidades. Habrá que ver como se articula esta propuesta con aquellas contenidas en el proyecto de Ley del Sistema Nacional de Acreditaciones, que ha sido presentado por el Consejo Nacional de Descentralización.
  • No ha habido concertación con la sociedad civil, los alcaldes ni las organizaciones de base en torno a esta propuesta, como si la ha habido en torno a la transferencia 2003 de los programas sociales. Es indispensable hacer estas consultas y procesar el debate nacional al respecto.

Notas

[1] En el tema del costo de transporte es una fuente de distorsión. Por un lado, algunas licitaciones toman en cuenta el costo de transporte otros no. Luego, la distribución es un costo que en pocos casos asume el Municipio y en otros lo asumen los Comités de Vaso de Leche.

[2] Alcazar, Lorena y otros. Las pérdidas en el Camino – Fugas en el gasto público: Transferencias Municipales, Vaso de leche y Sector Educación. Pág. 67.

[3] Op. Cit. Pág. 76 – 77.

[4] Op. Cit. Pág. 161.

[5] Informe Macro del Programa del Vaso de Leche Ejercicio 200. Pág. 59 en www.contraloria.gob.pe.

[6]wbln0018.worldbank.org/LAC/BO_OppPillar/SecCalendar.nsf/0/EADDCE95F501D68085256A480083296E/$file/Peru%20Presentaci%C3%B3n-Banco%20Mundial%202%C2%B0.pdf

[7] Documento que se encuentra en la Orden del día para ser discutido en el Congreso, estando pendiente el dictamen de la Comisión de Gobiernos Locales.

[8] Justamente, lo comentado del componente político, la capacidad de presión de la organización del Programa de Vaso de Leche, ante las denuncias de desarticular la organización y el ruido político introducido, se ha perdido la oportunidad de mejorar el programa de asistencia social del Estado.

[9] Existe un proyecto de ley Nª. 03380, del Congresista Barrón que propone esta medida.