El Congreso de la República visto por la región de Cusco

En la primera se aborda los principales problemas de la región Cusco, en la segunda parte se describen los indicadores sobre percepción y evaluación del Congreso de la República, distinguiendo tanto a la institución política como tal, del papel que cumplen los parlamentarios

En consecuencia, habría que precisar que gran parte de la evaluación de la función congresal en Cusco se realiza bajo las premisas de posiciones divididas sobre el continuo interés-desinterés de lo que sucede en el Congreso, un conocimiento importante sobre quiénes son sus representantes (al menos 1 de cada 2 cusqueños entrevistados conoce a sus representantes regionales), y alta desinformación sobre los temas que el Congreso y los congresistas realizan, primando los escándalos como aspecto en que los ciudadanos de Cusco se encuentran en el continuo algo-muy informado.

3.3 Evaluación de la gestión del Congreso de la República

La evaluación del Congreso de la República en su conjunto en Cusco es similar (mediana=4) que el promedio nacional (mediana=4). En una escala del 1 al 10, donde 1 es muy malo y 10 es muy bueno, la gestión del Congreso es calificada como regular (ni buena ni mala). Agrupados las calificaciones en tres intervalos (1 al 4 como muy mala y algo mala; del 5 al 7 como ni mala ni buena; y del 8 al 10 como buena y muy buena) encontramos que el 63.7% de encuestados califica a la gestión del Congreso como muy mala o algo mala; el 30.7% como ni buena ni mala; y solo el 1.2% como buena o muy buena. Comparando los resultados agregados en estas 3 categorías a nivel nacional, la evaluación es más negativa. A nivel nacional, el 59.6% considera que la gestión del Congreso es muy mala o algo mala; el 34.4% que es ni mala ni buena; y el 2.6% que es buena o muy buena.

Gráfico 5: Calificación del Congreso

La evaluación de la gestión del Congreso es independiente estadísticamente de las variables sexo, nivel de ingreso y nivel educativo, pero no así del nivel de conocimiento del Congreso. Luego de realizar las pruebas de Chi-Cuadrado Pearson encontramos que existe una asociación estadística entre la calificación positiva del Congreso y el mayor nivel de conocimiento sobre el Congreso (medido en un índice que combina el conocimiento sobre el nombre de congresistas de la región y el Presidente del Legislativo). Es decir que si agrupamos a los encuestados por nivel de conocimiento, los más informados tenderán a calificar de manera positiva al Congreso.

3.3.1  Razones para calificación positiva

A quienes calificaron como buena y muy buena la gestión del Congreso, se les inquirió por las razones de esa calificación. En primer lugar se ubica “dar buenas leyes” (26.9%), seguida de la tarea de “fiscalizar los casos de corrupción” (26.6%). Es decir, las tareas de legislación y fiscalización aparecen ante la ciudadanía de Cusco como los rasgos positivos de la labor congresal. Estas funciones son coherentes con la opinión a nivel nacional ya que en la muestra general las tareas de fiscalización aparecen como la de mayor proporción y la producción de leyes con un importante (21.7 y 24.4% respectivamente).

Gráfico 6: Razones para calificación positiva

3.3.2 Razones para calificación negativa

A quienes calificaron como mala y muy mala la gestión del Congreso, se les inquirió por las razones de esa calificación. En primer lugar se ubica “no hacen nada” (38.3%), seguido por “solo se preocupan de ellos” (21%) y de “dan leyes que solo benefician  a unos cuantos” (18.1%). A nivel nacional la opción “no hacen nada” representa el 28.6% de respuestas, seguida por “solo se preocupan de ellos a través de sueldos y bonificaciones” (18.9%).

Gráfico 7: Razones para calificación negativa

3.4 Evaluación del trabajo de los congresistas

Interrogados los encuestados de Cusco sobre la calificación del trabajo de los congresistas agrupados en dos grupos: congresistas en su conjunto (sin importar los partidos a los que pertenecen) y congresistas de su región (sin importar los partidos a los que pertenecen) la evaluación es similar, en ambos casos dos puntos debajo del centro de la escala (mediana=3), es decir igual al promedio nacional (mediana=3) en ambas preguntas. El presidente del Congreso es evaluado negativamente. La mitad de encuestados lo califica en el nivel 4, igual que el promedio nacional.

Agrupados en tres intervalos, el 70.9% de encuestados considera que la evaluación de los congresistas en su conjunto es muy mala, el 25.7% que  no es ni buena ni mala, y solo el 0.5% que es buena y muy buena. Con respecto a los congresistas de Cusco, los niveles de aprobación son similares: el 72% cree que el trabajo que realizan sus representantes es malo y muy malo, el 22.9% cree que no es ni bueno ni malo, y el 0.9% considera que es bueno y muy bueno. El Presidente del Congreso tiene un desempeño similar con una tasa de no respuesta del 22.8%: el 56.8% considera su trabajo como malo y muy malo, el 19.9% como ni bueno ni malo, y el 0.5% como bueno y muy bueno.

Gráfico 8: Evaluación de los congresistas

Al igual que con respecto a la evaluación del Congreso en su conjunto, la evaluación del trabajo de los congresistas no es estadísticamente independiente del nivel socioeconómico ni del nivel de conocimiento que tiene el encuestado sobre el Congreso. Del mismo modo, el nivel educativo tampoco está relacionado estadísticamente con las evaluaciones mostradas.

Una evaluación más específica de las tareas congresales no arroja una mejor evaluación. Tarea por tarea, cada una de ellas es calificada por debajo de la mitad del continuo (1 muy malo y 10 como muy bueno). En términos relativos, son las tareas de “la forma en que se relacionó con el Poder Ejecutivo”, “los temas que han puesto al debate” y “los temas que se han decidido investigar” que tienen una mejor evaluación (mediana=4) que otras tareas tales como: “la forma cómo afronta los problemas de las regiones” y la “forma en que se han pronunciado sobre los problemas del país” (mediana=3).

Agrupados en intervalos las tareas peor evaluadas son “la forma cómo afronta los problemas de las regiones” (70.4% lo considera como muy mala o mala), “la forma en que se han pronunciado sobre los problemas del país” (el 67.6% lo calificó como “muy mala o mala”), y “las leyes que han dado” (65.8% lo calificó como mala o muy mala). Ninguna tarea fue evaluada positivamente por más de 3% de la población encuestada.

Gráfico 9: Evaluación del Congreso por temática

3.5 Lo que recomiendan los ciudadanos para mejorar el Congreso

Con respecto a lo que los ciudadanos recomiendan que se realice para mejorar la función del Congreso, el 31.1% sugiere que se eleve la calidad de los requisitos para los postulantes. Otras dos respuestas mayoritarias tienen que ver con la forma de elección de los congresistas e inclusive con la reducción del número de los mismos. Para el 16.7% es imprescindible cambiar la forma en que se eligen, y el 15.6% sugiere disminuir el número de representantes. Los resultados en Cusco son similares a la opinión del agregado nacional (33.6% recomienda poner más requisitos, el 23.8% cambiar la forma de elección, y el 17.8% disminuir en número de congresistas). Otro tipo de recomendaciones no tienen gran impacto entre los encuestados, aunque un 19.8% no sabe o no responde sobre el tema.

Tabla 3: Qué debe hacer el Congreso para que mejore

Sponsor

Suscríbete a Politikaperu

Al suscribirse a nuestro boletín, recibirá un correo electrónico con las últimas publicaciones de Politikaperu. Únase a los suscriptores 3 845 que conforman la comunidad Politikaperu. El servicio es totalmente gratuito.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

También me puedes seguir en estas redes sociales: Facebook | Twitter | Linkedin