El Congreso de la República visto por la región Apurímac

En la primera se aborda los principales problemas de la región Apurímac, en la segunda parte se describen los indicadores sobre percepción y evaluación del Congreso de la República, distinguiendo tanto a la institución política como tal, del papel que cumplen los parlamentarios.

6.  Determinantes de la representación política

Cuatro hipótesis principales hemos desarrollado con la finalidad de entender los determinantes de la representación parlamentaria. Esas hipótesis consisten en identificar cuáles de las variables expuestas como determinantes de la representación tienen efectivamente un poder predictivo en la percepción de la representación congresal interpretada como la sensación que tienen los ciudadanos de sentirse representados por sus representantes regionales. La selección de las hipótesis obedece a teorías sobre la representación política desarrolladas ampliamente por la literatura en ciencias sociales. El impacto del desarrollo de la estatalidad será desarrollado en la hipótesis 1, el impacto del desarrollo de la democracia en la cultura política de los ciudadanos se abordará en la hipótesis 2, las teorías sobre el nivel de conflictividad social asociado a la debilidad de la representación política se evalúan en la hipótesis 3, y finalmente las teorías de los vínculos políticos se aborda en la hipótesis 4. Evidentemente existen otras hipótesis plausibles, las mismas que se evaluaron previamente sin resultados significativos, por lo que para los objetivos del presente documento presentamos las más relevantes.

Con respecto a la primera hipótesis, si la experiencia positiva con servicios estatales tiene un impacto positivo en la percepción de la representación política, el modelo de regresión lineal binario aplicado a nivel nacional encuentra que cuando la satisfacción con respecto a los servicios de salud y seguridad aumenta (no así en educación), la percepción de representatividad de parte de los congresistas regionales se incrementa en una cuarta parte. El mismo modelo de regresión aplicado a la muestra de Apurímac no encuentra relación estadísticamente significativa entre estas variables. La satisfacción con los servicios estatales de educación, salud y seguridad no tienen un efecto significativo en la percepción de representatividad.

Con respecto a la segunda hipótesis, si los ciudadanos con valores democráticos son más proclives a evaluar positivamente la representación congresal, el modelo de regresión lineal binario (donde la variable dependiente es la percepción de representatividad y la variable explicativa es “la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno”), encontramos, a nivel nacional que el apoyo a la democracia tiene un efecto positivo y significativo estadísticamente en la percepción de representatividad de los congresistas regionales.  Es decir, la percepción de representación se incrementa si los ciudadanos tienden a pensar que la democracia es preferible a cualquier otro régimen político. Si bien el coeficiente a nivel nacional es 0.09; aplicado el modelo en Apurímac arroja un coeficiente negativo (r=-0.48), pero estadísticamente no significativo. Es decir, que, a mayores niveles de soporte a la democracia, la sensación de representación no aumenta.

Con respecto a la tercera hipótesis, la que considera que los ciudadanos que participan en protestas sociales no se sienten representados por los congresistas de su región, encontramos a nivel nacional que, al contrario de lo supuesto, la probabilidad de sentirse representado por los congresistas regionales se incrementa en 55% si el ciudadano ha participado en el último año en al menos una protesta social (r=0.55, estadísticamente significativo al 99%). En Apurímac, región donde se han realizado movilizaciones sociales frecuentemente en el último año, el efecto de esta variable en la sensación de representación es mayor (r=0.76) y es estadísticamente significativo (al 90% de significancia estadística). Es decir, que sí existe una variable que aumenta la sensación de representatividad en esta región, ésa es la participación en protestas sociales.

Finalmente, planteamos la hipótesis de si los tipos de vínculos políticos (distinguiendo el tipo de vínculo programático, del clientelar y del personalista) tienen un efecto positivo en la percepción de representación. A nivel nacional encontramos que la percepción de representación está asociada positivamente a criterios clientelares y negativamente a razones programáticas (efecto nulo con respecto a características personalistas). Es decir, si un ciudadano se guía de criterios clientelares para elegir a sus representantes, tenderá a sentirse mejor representado; si lo hace siguiendo criterios programáticos, será más crítico a la representación actual. En el caso de Apurímac, el vínculo programático ni el personalismo tienen un efecto positivo en la percepción de representación. Solo las razones clientelares tienen un poder explicativo de la representación (r=0.61) que es estadísticamente significativo al 90% de confianza estadística.

7.  Conclusiones

El ciudadano promedio de la región no dista significativamente del ciudadano promedio nacional, salvo aspectos que se pueden identificar a lo largo de los aspectos evaluados en el presente informe. Por ejemplo, la participación en protestas sociales en la región ha sido mayor a nivel regional comparando con el resto del país. El 36.3% de los encuestados en Apurímac señalan haber participado al menos una vez en una protesta social en el último año, mientras que dicho promedio a nivel nacional es de 17.3%. Por otro lado, la evaluación del Congreso y de los congresistas (tanto a nivel general como que corresponden a la región) es negativa también dentro de los estándares nacionales. En algunos casos, la sensación de representación de los congresistas de la región es más pobre. Solo el 9.7% de los encuestados de la región se sienten representados “en algo” por dichas autoridades, mientras que el promedio nacional es de 25.3%. Factores sociodemográficos como sexo, nivel educativo y nivel socioeconómico no cambian significativamente los hallazgos.

La participación en protestas sociales es el factor que explica más claramente la sensación de representación política de los congresistas de la región. El hecho que un ciudadano de Apurímac haya participado al menos una vez en una protesta social aumenta la probabilidad de que se sienta mejor representado por los parlamentarios de la región. La concepción de representación política, por lo tanto, es más efectiva si se asocia a las tareas de intermediación política, sobre todo en contextos de conflictividad social. Asimismo, en la región encontramos que el intercambio clientelar es privilegiado como criterio para la construcción de un vínculo político. Es decir, que se concibe la representación política como la capacidad de cumplir con este tipo de acuerdo, lo cual constituye un elemento a considerar al momento de plantear el fortalecimiento de la representación política.

8.  Anexo. Nota metodológica

  • Metodología del muestreo: Probabilístico y polietépico. Probabilístico porque las unidades de muestreo son seleccionadas aplicando procedimientos aleatorios. Cada unidad del marco de muestreo posee una probabilidad de selección conocida y diferente a cero, lo que permite efectuar inferencias a la población. Polietápico porque las unidades finales de muestre para una de las ciudades tuvieron las siguientes fases: i) conformación de conglomerados de un máximo aproximado de 100 viviendas, ii) selección sistemática y aleatoria de viviendas, hogares e individuo, iii) selección del hogar en viviendas que comprendan varios hogares, iv) selección del individuo a través del sistema de Kish (tabla de números aleatorios).
  • Universo: Se aplicó el instrumento a 401 personas de 18 a 70 años, de todos los niveles socioeconómicos, residentes en las ciudades capitales de las provincias de Andahuaylas y Abancay (Apurímac). Los cuadros estadísticos del presente informe se elaboran sobre la base de este universo de encuestas. La distribución de la muestra en Apurímac conforme a sexo y grupos etáreos (49.4% hombres, 50.6% mujeres; 26.2% de 18 a 24 años, 27.2% de 25 a 34 años, 23.2% de 35 a 44 años, y 23.4% mayores de 45 años) corresponde la distribución nacional.
  • Técnica de aplicación: cara a cara.
  • Supervisión: La supervisión abarcó el 40% del trabajo realizado por cada uno de los encuestadores, a través del método de la re-entrevista y método coincidental.
  • Fecha de trabajo de campo: El trabajo de campo se realizó entre el 18 de noviembre del 2010 y el 20 de diciembre del 2010.
  • Observaciones: El tiempo del cuestionario (35 minutos en promedio) hizo que algunas personas rechazaran la culminación del cuestionario. Tasa de rechazo fue de 35%.
  • Margen de error: +-3.5%

Septiembre de 2011.

Descargar el informe: El Congreso de la República visto por la región Apurímac

Notas

[1] Los resultados se obtuvieron sobre la base de los congresistas del período 2006 – 2011.