De música ligera

Ella durmió al calor de las masas y yo desperté queriendo soñarla algún tiempo atrás pensé en escribirle y nunca sorteé las trampas del amor. De aquel amor de música ligera, nada nos libra, nada más queda. Nada más queda. No le enviaré cenizas de rosas, ni pienso evitar un roce secreto. De aquel amor de música ligera, nada nos libra, nada más queda.

Patrocinador

Suscríbete a Politikaperu

Al suscribirse a nuestro boletín, recibirá un correo electrónico con las últimas publicaciones de Politikaperu. Únase a los suscriptores 2 975 que conforman la comunidad Politikaperu. El servicio es totalmente gratuito.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

También me puedes seguir en estas redes sociales: Facebook | Twitter | Linkedin