Crisis existencial de los partidos políticos

El estudio de los partidos políticos, de su organización, estructura, ideología, funciones políticas y sociales; así como su interacción en el sistema político, es tarea de la ciencia política moderna. En nuestro país, desde distintas vertientes académica

Discurso pragmático y no ideológico: La mayoría de los partidos peruanos, tenían en su estructura doctrinaria y programática, contenidos ideológicos provenientes de una combinación variada de los marxismos, indigenismo, doctrina de la iglesia, etc. Dicho discurso ideológico ha sido paulatinamente cambiado, por un discurso mucho más pragmático, en el sentido de referirse a necesidades, intereses y aspiraciones más concretas de los ciudadanos.

Aunque formalmente no lo han hecho, es decir, aun figuran en sus libros y manifiestos las doctrinas que los sustentan, el discurso de sus dirigentes políticos, ha variado substancialmente, porque ya no se discute si tal o cual tesis doctrinal es válida o no; se discuten, principalmente las políticas gubernamentales del gobierno, los objetivos propuestos y los aspectos doctrinarios están referidos a la democracia como sistema político y como forma de vida. Es decir, se ha pasado a discutir los principios mismos que deben sustentar nuestro sistema político, -la democracia- por las diversas doctrinas políticas de los partidos.

Reforma de estatutos y procedimientos de elección de dirigentes y candidatos: Aspecto formalmente importante. Uno de los argumentos de los expositores del antipartido, es que las organizaciones políticas no hacen en su seno lo que proclaman; es decir, no practican la democracia en su forma de gobernarse y en su forma de elegir a sus dirigentes y candidatos a cargos públicos.

Ante tal perspectiva, los partidos en su mayoría, han procedido en los últimos años, a modificar sus estatutos y reglamentos internos, estableciendo procedimientos más democráticos en las dos vertientes planteadas. Ello ha dado como resultado, que se realicen elecciones primarias para la elección de los candidatos a cargos públicos, con la participación de los ciudadanos no militantes. También se han establecido límites y condiciones especiales para que los grupos dirigenciales no acaparen los cargos internos y públicos; y finalmente, los procedimientos de elección han variado, eliminándose la aclamación o la unanimidad de las asambleas masivas, por la elección directa, secreta y universal de los militantes.

Aceptación del principio económico del «libre mercado» como base para el desarrollo social: Según la perspectiva económica de la doctrina que profesaban, las organizaciones políticas adherían a la economía centralizada, planificada y estatizada, por un lado; o, a la economía planificada, dirigida y controlado artificialmente por el otro; y en el otro extremo a la economía social de mercado.

Todos con diferentes matices y sutiles diferencias. Los cambios económicos y políticos dramáticos y acelerados a nivel internacional y la evidencia del fracaso de los modelos predominantes hasta la década del ochenta en América Latina, hicieron que viren en la actualidad, para aceptar el principio de «libre mercado».

El libre mercado como marco de referencia en el manejo de la economía y del manejo austero de la variable económica internas y externas han sido asumidas como paradigma por los principales partidos, hecho que se evidenció en la campaña electoral de 1990, en que más que cambios radicales en la política económica del gobierno, se planteaban matices dentro de la misma concepción.

Oposición con diversos matices al actual gobierno: Sin duda, es evidente que el Ing. Fujimori canalizó desde 1990 el respaldo ciudadano y por tal razón directa o indirectamente ha desplazado a los partidos políticos como opción de poder. Desde tal perspectiva, los partidos en su totalidad están en oposición al gobierno.

El gobierno tampoco está dispuesto a relacionarse a cualquier partido, por una cuestión de imagen política; lo mismo sucede con el potencial opositor, el movimiento Somos Perú, ya que su líder Alberto Andrade, no tiene intenciones unirse a cualquier organización partidaria, aunque él es un hombre que se inició políticamente en un partido.

A pesar de los cambios descritos, ¿por qué los partidos políticos no recuperan su esplendor anterior? La principal razón es que los partidos se han quedado sin militantes, es decir, la base social de los partidos es casi nula. Entonces, los cambios al interior de los partidos descritos líneas arriba, se han efectuado en un momento, donde los efectos positivos que podrían haber causado, no han rendido ni rendirán.

Otro aspecto que ha propiciado la crisis de los partidos, es los cambios tecnológicos y por ende del tipo de relaciones sociales y de poder. Los partidos políticos con militantes, necesitaban de mítines y otras formas manifestaciones masivas. Las tecnologías de la información y las comunicaciones, acabaron con la distancia que existía entre los políticos y los electores. Entonces, los medios asumen la función de canalizar las demandas políticas de los ciudadanos y de ser un canal de expresión y representación ciudadana, siendo los medios quienes, asimismo, incluyen o excluyen de sus ámbitos a los partidos políticos, aislándolos de las relaciones sociales.