Capitalismo y democracia: El eslabón perdido

A medida que una sociedad se vuelve más rica y más segura, la gente está en libertad de buscar objetivos no materiales, como el reconocimiento de su prestigio y su participación política.

«Fukuyama sostiene en este ensayo que no existe necesariamente una relación causal e indefectible entre desarrollo y democracia, pese a la correlación positiva observada entre ambas variables. Ejemplo de ello, se señala, es el alto grado de desarrollo que presentan países bajo regímenes autoritarios —como la URSS en las primeras fases de su proceso de industrialización, la España de Franco o ciertas naciones del sudeste asiático—. Por encima de las explicaciones economicistas, afirma Fukuyama, al parecer hay elementos de otra índole, como el “anhelo de reconocimiento”, que explican en mejor forma las tendencias democratizadoras que sobrevienen tras el crecimiento económico. En este sentido, señala el autor, el rumbo que adopten próximamente los acontecimientos políticos en la región asiática permitirá comprobar la validez del eslabón sugerido entre democracia y desarrollo económico».

A medida que una sociedad se vuelve más rica y más segura, la gente está en libertad de buscar objetivos no materiales, como el reconocimiento de su prestigio y su participación política. La conclusión es que el capitalismo tiene más probabilidades que ningún otro sistema económico, de generar la riqueza y el camino social que favorecen el surgimiento de una democracia estable.

Tipo de documento: Ensayo | Editorial: Pontificia Universidad Católica de Chile

5/5 - (7 votos)