A mis amigos

Un barco frágil de papel, parece a veces la amistad, pero jamás puede con él, la más violenta tempestad, porque ese barco de papel tiene aferrado a su timón por capitán y timonel, un corazón

A mis amigos les adeudo la ternura y las palabras de alivio y el abrazo, el compartir con todos ellos la factura, que nos presenta la vida paso a paso.

A mis amigos les adeudo la paciencia, de tolerarme las espinas más agudas, los arrebatos del humor, la negligencia, las vanidades, los temores y las dudas.

Un barco frágil de papel, parece a veces la amistad, pero jamás puede con él, la más violenta tempestad, porque ese barco de papel tiene aferrado a su timón por capitán y timonel, un corazón. El corazón.

A mis amigos les adeudo algún enfado, que perturbara sin querer nuestra armonía, sabemos todos que no puede ser pecado, el discutir alguna vez por tonterías.

A mis amigos legaré cuando me muera, mi devoción en un acorde de guitarra y entre los versos olvidados de un poema, mi pobre alma incorregible de cigarra.

Un barco frágil de papel, parece a veces la amistad, pero jamás puede con él, la más violenta tempestad, porque ese barco de papel tiene aferrado a su timón por capitán y timonel, el corazón.

Amigo mío si esta copla como el viento, adonde quieras escucharla te reclama, serás plural, porque lo exige el sentimiento cuando se lleva a los amigos en el alma.

5.0
03