¿Y la rendición de cuentas en el parlamento?

Aunque parezca increíble, los congresistas están obligados por ley a rendir cuentas de sus actividades parlamentarias ante sus electores. Efectivamente, el artículo 5 del Código de Ética Parlamentaria, que forma parte del Reglamento del Congreso, indica que los parlamentarios: “en virtud del principio de transparencia, presenta al final de cada período anual de sesiones, un informe público ante el Consejo Directivo que será publicado en el Portal del Congreso”.

Asimismo, el artículo 36 del Reglamento del Congreso señala que: “Los presidentes de las Comisiones Ordinarias presentarán al Presidente del Congreso, en un plazo no mayor de 30 días después de terminada la Segunda Legislatura Ordinaria, un informe de la labor realizada.” Estas normas no son nuevas y su grado de cumplimiento es variado en el tiempo.

Me puse a indagar el grado de cumplimiento de dichas normas por parte del Parlamento Nacional para el período julio 2006 – julio 2008 y los resultados son los siguientes: Sesenta y seis de los ciento veinte Congresistas han cumplido con presentar sus respectivos informes de gestión y catorce de las veintidós Comisiones Ordinarias han presentado sus informes en el período 2007 – 2008, mientras que en el período 2006 – 2007, ciento cinco Congresistas y quince Comisiones Ordinarias presentaron sus informes de gestión.

De los datos podemos extraer algunas conclusiones. Primero, en el caso de los congresistas, no se ha llegado al cien por ciento de cumplimiento en la presentación de los informes de gestión, meta que es obligatoria por ser un mandato de la ley, la tasa de presentación llegó al 87.5 por ciento en el período 2006 – 2007, y al 55 por ciento en el período 2007 – 2008. Si sólo comparamos lo que va del actual período parlamentario 2006 – 20011, notamos que hay una merma significativa del 32.5 por ciento.

Segundo, en el caso de las Comisiones Ordinarias la situación es más grave, pues el porcentaje de presentación pasó del 68.2 por ciento en el período 2006 – 2007, al 63.6 por ciento en el período 2007 – 2008, lo que significa una disminución del 4.6 por ciento. Es cierto, para el último año en análisis podrá decirse que, aún los presidentes de Comisiones y los congresistas no han terminado de presentar y/o publicar sus informes en el Portal del Congreso. Cabe recordar que en el primer caso tenían plazo hasta 30 días después de terminada la Segunda Legislatura Ordinaria que acabó en junio de 2008.

Tercero, cabe preguntarse ¿Qué relevancia tiene dicha información en la imagen del congresista frente a sus electores? O más aún ¿Los ciudadanos toman conocimiento de dichos informes y se forman una opinión respecto de la función que ejercen estos parlamentarios? Para estas preguntas algunas reflexiones.

Primero la información tal como se presenta sirve para cumplir con una formalidad administrativa, más sus fines de instancia de rendición de cuentas a los ciudadanos sólo quedan plasmadas en las buenas intenciones de los legisladores.

No basta publicar los informes de gestión, tan o más importante es difundir estos informes entre los ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil, y para ello, no es suficiente que la oficina de prensa del Congreso emita sendas notas de prensa, ni que los congresistas hagan vistosos impresos de lo mejor de su gestión.

Lo importante es que los Congresistas con su informe de gestión salgan a las plazas públicas de su jurisdicción electoral a reunirse con sus electores, dar la cara y dar cuenta de sus actos.

La lejanía del Parlamento frente a los ciudadanos se expresa claramente cuando los representantes se alejan por completo de sus mandantes, cuando no les dan cuenta de sus actos, en resumen cuando no hay diálogo o lo mismo cuando no hay comunicación.

El informe de gestión al finalizar cada año legislativo debe ser una de las tantas oportunidades para que el Parlamento y los parlamentarios se acerquen a la gente a recoger demandas, a explicar las razones, los costos y beneficios de las decisiones y posiciones tomadas, en suma a tender puentes de gobernabilidad.

Segundo, se están desperdiciando los canales alternativos de comunicación con que cuenta el Congreso. Por ejemplo, porqué no se remite a la casilla electrónica de cada ciudadano según su departamento de origen, un correo electrónico dando cuenta de los informes de gestión de sus representantes y a raíz de ello, se abra un foro de debate entre ciudadanos y los representantes para analizar los pormenores estos documentos.

Hay que recordar que comunicar no sólo es emitir notas de prensa y publicar en WEB, también es escuchar, compartir, opinar, discrepar y concordar, en suma comunicar en la política es representar y ser representado, algo que muchos políticos han olvidado y que es necesario recrear y recuperar para construir una democracia más inclusiva y participativa.

¿Y la rendición de cuentas en el parlamento?
5 (100%) 1 vote