Una mujer de la vida

Yo estuve enamorado de una mujer, de una mujer de la vida, yo era muy joven, yo era un bebé, del mundo nada sabía, la conocí una noche en un cabaret, estaba de bailarina y yo inocente me enamoré, de aquella bala perdida. Cuando a un lugar yo la quise llevar, me dijo que era muy cara, que yo también tenía que pagar, lo que otros hombres pagaban, vendí mi alma y hasta robé, tan solo por abrazarla, pero jamás, jamás lo logré, porque no hacia rebajas.
Pero la vida da vuelta, el tiempo corriendo pasa, hoy ha llegado a mi puerta, pidiendo que le ayudara, ya no es ni sombra de lo que era, ya tiene la piel ajada, en la mirada tristeza y en la sonrisa una lágrima, pero sigue en la brecha, como soldado en batalla, que  todo tiene su precio a las tres de la mañana, y caiga el agua o la nieve, haga frío o destemplanza, espera siempre dispuesta, cada noche y madrugada. Por eso hoy vino a verme, por eso estuvo en mi casa, para decirme que ahora, si puede hacerme rebaja.
Una canción que descubrí en un antiguo LP de mis padres, canción que no es de las populares, pero qué duda cabe, una canción de la vida real, de esa que se vive en las calles.

Una mujer de la vida
Votar