Una carta al Cielo

Trayendo a un pobre niño, sujeto de la mano, se presento al sargento, un hombre en el cuartel. El mundo esta perdido, le dijo acalorado, le traigo este muchacho, tan chico y por ladrón. Cálmese y tome asiento, demás está estrujarlo, que es lo que le ha robado, dijo la autoridad. Robó un ovillo de hilo, en una de mis tiendas, por eso castigarlo, merece sin piedad. La autoridad pregunta, dime carita sucia, si es cierto lo que dice y deja de llorar, el niño le responde, es cierto mi sargento, robé un ovillo de hilo, para así hacer llegar, a mi blanca cometa, hasta el azul del cielo, allá donde se ha ido, mi adorada Mamá, no ven que hay una carta, prendida en mi juguete, perdónenme si en ella, yo quise preguntar. ¿Por que mamita linda?

Una carta al Cielo
Votar