Trampolín

Cual prisionera perpetua, en contratada al fracaso, y creyendo en tus promesas de amor, yo te refugie en mis brazos. Recuerdo que al encontrarte, llorabas desesperada, el dolor y la amargura, mujer, de tu vida fracasada, y hoy que tienes otra vida, ya te sientes liberada, termino la pesadilla, mujer, de tu vida fracasada, no cumples con tus promesas de amor, de aquello, no queda nada, y olvidaste el carcelero, mujer, que preparo tu escapada. Más no te guardo rencor, pues fui muy feliz contigo, solo, solo me queda el dolor, que no lo fuiste conmigo, y si en caso he sido en tú, un trampolín de piscina, espero haberte servido mujer, y que sea feliz tu vida, espero haberte servido mujer, y que sea feliz tu vida.

Votar