Todos Vuelven


Todos vuelven a la tierra en que nacieron, al embrujo incomparable de su sol, todos vuelven al rincón de donde salieron, donde acaso floreció más de un amor. Bajo el árbol solitario del pasado, cuántas veces nos ponemos a soñar, todos vuelven, por la ruta del recuerdo, pero el tiempo del amor no vuelve más. El aire que trae en sus manos, la flor del pasado, y su aroma de ayer, nos dice muy quedo al oído, su canto aprendido del atardecer, nos dice con voz misteriosa, de cardo y de rosa, de luna y de miel. Que es santo el amor de la tierra, que es triste la ausencia, que deja el ayer, que es santo el amor de la tierra, que es triste la ausencia, que deja el ayer.

Letra del compositor peruano César Miró, compuesta a propósito de su propio exilio y su posterior retorno a la patria. Un vals peruano de aquellos, que en la versión de Rubén Blades se ha convertido en un icono de la salsa.

Todos Vuelven
Votar