Sistemas electorales subnacionales en América Latina

Los autores de este artículo creen pertinente evaluar los sistemas subnacionales de América Latina, ante el hecho de haber poca bibliografía e investigaciones sobre la materia e intentan comprender si éstos son similares o no a los sistemas electorales nacionales, o es que, presentan rasgos que los diferencian; o si los sistemas subnacionales sirven como formula de ensayo para evaluar posibles cambios en los sistemas nacionales. [1]

En la investigación se han comparado 19 países y precisan que dentro del ámbito subnacional se han considerado, por un lado, las elecciones municipales, y por el otro lado, las elecciones regionales o federales. Pero indican que le darán énfasis al análisis de las elecciones municipales, pues sólo en seis de los diecinueve países evaluados se hacían elecciones de carácter regional. [2]

Los autores afirman que las elecciones subnacionales son políticas, esto es un dato importante pues en nuestro país, se le ha querido dar a las elecciones subnacionales (regionales – municipales) un carácter vecinal en el sentido de no-político. Si fuera cierto que las elecciones subnacionales no son políticas, porqué los que participan activamente como candidatos y colaboradores son precisamente en esos momentos los más activos políticamente, pues buscan alcanzar el poder municipal o regional.

Los autores tienen razón en su afirmación, pues la decisión que tomamos al votar, expresan nuestras preferencias hacia tal o cual opción para que éste a su vez haga tal o cual acción en nombre nuestro y referido a la cosa pública. Estamos pues ante un proceso de tipo político, porque el área en que esas decisiones se van a tomar corresponde a la política, al área común de los ciudadanos que está referido a la cosa pública.

Además, si las elecciones subnacionales no son políticas —como algunos políticos lo afirman en nuestro país—, porqué los políticos, los movimientos, los partidos políticos, o los políticos llamados independientes participan en este proceso en forma activa. ¿Realmente se presenta y elige al mejor vecino? o mejor dicho, ¿participo el mejor vecino, o participan personas interesadas en hacer carrera política? Los que postulan buscan paulatinamente alcanzar nuevos cargos a nivel gubernamental.

Los procesos electorales subnacioriales, justamente por tener contenido político han propiciado la participación, rechazo y cambios en las políticas nacionales. Por ejemplo, la intervención de los líderes nacionales en el gobierno o la oposición para apuntalar a los candidatos municipales, federales o regionales. O la expresión de adhesión o rechazo a la gestión del gobierno de turno, manifestada en el apoyo o no de los candidatos oficiales.

Todos, ejemplos que muestran con claridad —según mi punto de vista— que las elecciones subnacionales son y tienen un contenido político indiscutible, bebe pues considerarse que la dicotomía elecciones subnacionales—elecciones políticas no es válida, porque no tiene referente empírico que lo puedo sustentar.

Análisis de los sistemas electorales municipales: Poder ejecutivo local

La descripción que hacen de los sistemas electorales municipales tiene por objeto encontrar rasgos comunes y característicos, para ello emplean el esquema propuesto por Nohlen para el Poder Ejecutivo que son: a) duración del mandato; b) reelección: c) elección directa o indirecta; y, d) mayoría exigida.

Para el caso de la duración del mandato los autores han encontrado que los mandatos son menores en relación a los similares en el caso del Poder Ejecutivo y explican esta regularidad por cuanto argumentan que existe la necesidad de mayor control por parte de los ciudadanos a nivel de gobiernos locales, y que la lógica de esta necesidad se expresa en “cuanto más corto sea el mandato mayor será el control”.[3]

En el caso del grado de participación de los electores en la designación del Jefe del Ejecutivo local, es decir si se elige directa, indirecta o semidirecta. Aquí si encuentra variaciones importantes. Por ejemplo, 12 países tienen elección directa, 4 países elección semidirecta en los que se incluye el Perú y en 3 la elección es indirecta. Explican el predominio de la elección directa por la preferencia en Latinoamérica por el presidencialismo.

Desde mi punto de vista, me parece inadecuada la denominación semidirecta, y específicamente para el caso del Perú. Su definición es: “La población vota por una lista de candidatos al órgano legislativo y el Jefe del Ejecutivo local será el primer candidato de la lista más votada[4]. La cuestión debe plantearse ¿Quién elige al alcalde y a sus regidores? Si la respuesta es los electores, entonces la elección es directa. Si, por el contrario, al Alcalde lo elige un cuerpo colegiado distinto a los electores en general o lo eligen los regidores o como se denominen, entonces, la elección es indirecta.

Sobre el caso de la reelección del mandato, éste es permitido en 16 de los 19 casos evaluados, su explicación radica en las diferencias de apreciación de la personalización del poder en el ámbito local, aunque no explican cuáles son esas.

Finalmente, al establecer el criterio semidirecto, directo e indirecto, sólo consideran los mecanismos de elección directa, por lo cual, omiten el caso peruano que es muy particular. La ley electoral municipal establece el sistema mayoritario, siempre que haya obtenido más del 20 % de los votos válidos, De lo contrario habrá una segunda elección entre las listas que hayan obtenido las dos más altas votaciones. Entonces, en la clasificación propuesta por los autores, se ampliaría, pues ellos proponen dos criterios. Mayoría relativa en una única vuelta o mayoría absoluta o de lo contrario segunda elección. El tercer criterio sería, mayoría relativa por encima de un umbral o de lo contrario segunda elección.

Análisis de los sistemas electorales municipales: Poder legislativo local

Para la elección de los cuerpos legislativos de los gobiernos municipales, los autores utilizan las siguientes variables, a) la duración del mandato; b) el tipo de sistema electoral y su relación con las circunscripciones electorales; c) el tipo de lista; d) técnica de asignación de escaños; e) barrera legal; f) postulación de candidatos; g) simultaneidad de las elecciones.

Respecto de la duración del mandato, los autores afirman que es similar a los poderes ejecutivos locales, manteniéndose el mismo promedio de 3.9 años. En 12 casos predomina el sistema proporcional y en 7 se adoptan el sistema de mayoría, lista cerrada y bloqueada en circunscripciones plurinominales.

Al comparar éste sistema de elección con los sistemas nacionales, han encontrado que en 12 casos los sistemas son similares y que también en 7 casos hay diferencias entre ellos. Los autores encuentran 2 explicaciones para responder a las diferencias de principios de representación del nivel nacional al local.

Primero, a juicio de los autores las diferencias responden a los contextos propios de cada país y al intento de ensayar cambios en el sistema electoral como respuesta a las demandas sociales a nivel nacional que son filtradas de esa manera, para reducir la situación de tensión que ocasionaría. Segundo, la relación gobernabilidad y legitimidad, que se expresaría por el análisis diferenciado entre los efectos en el sistema político y en el subsistema político electoral. En el primero la legitimidad tiende a se más apreciada que a nivel local, donde la gobernabilidad tiene mayor aceptación. Tercero, en cuanto al predominio de la lista cerrada y bloqueada, argumentan que “ello es un indicativo del peso de los partidos políticos como mediadores en la actividad política y del predominio de la noción según la cual votar es ante todo la opción por una corriente política, y sólo en segundo plano la selección de los individuos que adelantarán el programa de dicha corriente.” [5]

Estos últimos argumentos, carecen —a mi juicio— de consistencia, toda vez que los partidos están perdiendo su capacidad mediadora, donde el partido no hace al candidato, sino viceversa, el candidato hace al partido. Y ello, por el predominio de la personalización de las opciones políticas y las corrientes que representan y, además, por los cambios que introduce la televisión en las campañas electorales, en el sistema electoral y el sistema político en general. Precisamente, la personalización del voto se mantiene casi constante entre la legislación electoral nacional y local, haciendo la salvedad del Perú, en la cual, a nivel local, no existe el doble voto preferencial.

En cuanto al método de asignación de escaños, observan diferencias substanciales pues se usan la formula de divisores, del cociente electoral, la formula D’Hondt. Para el caso de las barreras legales, casi todos los países no imponen barreras legales para entrar en la competencia legal. Sobre el Perú, dicen que, a nivel nacional no hay barreras, pero hubiera sido preferible distinguir entre barreras en la inscripción de las listas y barreras en la asignación de escaños, entonces la descripción varía.

En el Perú hay barrera en la inscripción de las listas electorales, pues las organizaciones políticas deben cumplir con alcanzar el 1% de las firmas del Padrón Electoral para elecciones generales, no hay barrera legal para la asignación de escaños. Y para el caso de las elecciones municipales, las listas no patrocinadas por partidos políticos, deben alcanzar el 2.5% del total de electores hábiles de las circunscripciones a las que se presenten, mientras que, paro la asignación de regidurías, los partidos participantes deben alcanzar el no menos del 5% de los votos válidos.

El aspecto de la simultaneidad también ha sido comparado por los investigadores, aunque no han precisado en cuales se realiza con una misma boleta o con variadas boletas, esta distinción es importante tener en consideración, pues las restricciones hacia el elector se incrementarán aún más, si es que sólo puede usar una boleta para registrar sus preferencias.

Finalmente, si bien de la lectura se pueden sacar conclusiones respecto de las tendencias en Latinoamérica respecto del sistema electoral, la investigación tiene algunas pequeñas deficiencias metodológicas posibles de ser mejoradas en cuanto a la clasificación.

Referencias

[1] El libro completo se puede encontrar en www.iidh.org. Existe una versión del artículo, publicado por CAPEL algo distinta a la versión del FCE.

[2] Hay que incluir un país más, pues en el Perú se realizarán elecciones regionales a partir del año 2002.

[3] NOHLEN, DITER y PICADO, SONIA, ZVATTO, DANIEL (Compiladores). Tratado de derecho electoral comparado. D. F., México, 1999, Pág. 189.

[4] Op. Cit. Pág. 189.

[5] Op. Cit. Pág. 198.

Sistemas electorales subnacionales en América Latina
Votar