Sistema de partidos y requisitos de inscripción

Desde el proceso electoral del 2000 a la fecha han sucedido diversos escándalos sobre presuntos delitos de falsificación de firmas en el proceso de inscripción de diversos partidos políticos.  Más allá de las denuncias, resulta necesario reflexionar sobre las implicancias de estos hechos en el sistema político peruano.

En la conformación de los partidos políticos se han establecido diversos criterios para su inscripción formal. Uno de ellos, es el número de ciudadanos adherentes. Dos aspectos se pueden discutir sobre éste requisito. Primero, si las adhesiones a un partido político manifestado con la firma del ciudadano implica realmente una adhesión, un vínculo de simpatía o militancia.  Si la respuesta es afirmativa, entonces sería importante este requisito, pues los ciudadanos manifiestan una decisión de apoyar con su firma la inscripción.

Si la adhesión mediante la firma, no está vinculada a un apoyo real a la organización que pretende su inscripción, entonces, el requisito de las firmas resulta una aspecto administrativo. ¿Un partido político tiene un estatus distinto por presentar más o menos firmas? Es decir, ¿Presentar más firmas implica un mayor respaldo ciudadano? No existe un correlato entre número de adherentes, militantes y simpatizantes; mucho menos, una relación con los votos que vaya obtener un partido político en una elección.

El segundo aspecto es la cantidad de adhesiones requeridas para lograr la inscripción. Por ejemplo, el DL. 14250 establecía que se debía presentar un número no menor de veinte mil adhesiones. En 1997, se estableció que el número de adherentes debía ser no menor del 4% de los ciudadanos hábiles; el porcentaje representaba más o menos quinientas mil firmas de adherentes.

Para las elecciones del 2001, el porcentaje se redujo a un número no menor al 1 por ciento de los ciudadanos que sufragaron en las últimas elecciones de carácter nacional, cantidad que se mantiene en la ley de partidos políticos vigente.

La pregunta es: ¿Qué efectos se quisieron lograr al ampliar o reducir el número de adherentes como requisito para la inscripción de los partidos políticos? Hay dos diagnósticos contrapuestos sobre el asunto. Por un lado, se afirma que el sistema político es muy restrictivo, por lo que hay que facilitar el ingreso de nuevas organizaciones políticas.

Por el otro, se sostiene que el sistema político está demasiado abierto, por lo que, debe restringirse el ingreso de nuevas organizaciones partidarias. Detrás de estos argumentos subyace, además, el presupuesto de si el sistema político promueve la representación o la gobernabilidad.

Dependiendo del diagnóstico, se plantearon las soluciones ya conocidas. Pero, si miramos la cantidad de organizaciones políticas que presentaron candidatos al Congreso de la República, entre 1990 y 2001, observaremos que se ha fluctuado entre 8 y 20 listas. En la actualidad, cerca de 28 partidos tienen la posibilidad de presentar candidatos.

¿Es adecuado tener 8, 10 o 28 partidos compitiendo por los escaños? La respuesta varía, si la formulan los políticos o los expertos. Los primeros, sostendrán que es una expresión de las múltiples propuestas políticas; los expertos sostendrán que tal cantidad hace inmanejable el sistema político, sea este parlamentario o presidencial.

Sistema de partidos y requisitos de inscripción
Votar