Mejorando la representación del parlamento

Tanto ciudadanos, analistas y políticos están preocupados por mejorar la calidad de la representación política. Evidentemente, ésta ha sufrido resquebrajamientos por diferentes frentes, lo que hace que lo que fue lo adecuado en un momento histórico, hoy se vea como algo que no funciona como antaño.

Dos ejemplos solamente. El quehacer parlamentario en el siglo XIX y hasta mediados del XX, se transmitía por y a través de la prensa. Hoy, los ciudadanos pueden ver en vivo y en directo las sesiones del Pleno. No solo tienen la opción de leer la crónica parlamentaria, sino que pueden saber qué hace, qué dice y cómo vota su representante. [1] Otro aspecto que ha cambiado, es la importancia relativa de los partidos políticos.

Por diversas razones, las organizaciones partidarias con un esquema estructurado de militancia y vida orgánica fueron diezmadas sistemáticamente por los regímenes autoritarios. Ahora, los partidos políticos intentan recomponerse, en una coyuntura nada propicia, pues, los ciudadanos mayoritariamente se han alejado de éstos, tanto como militantes, cuanto como vías de expresión de las demandas ciudadanas.[2] El espacio y los roles que tenían los partidos políticos, hoy son compartidos por otros actores sociales, sean estos medios de comunicación o sociedad civil organizada.[3]

Con estos ejemplos. ¿Cómo se ha debilitado la representación? La inmediatez que ofrecen las tecnologías de la información ha logrado que los acontecimientos políticos, —que incluyen el accionar de los representantes— sean vistos como hechos cotidianos, nada novedosos.  El accionar de los políticos se ve en directo, sin necesidad de explicación alguna, hecho que ha generado desconfianza, pues siempre hay una distancia entre la promesa electoral y los actos de gobierno.

Y la abundancia informativa, exige una cuota muy grande de especialización que los ciudadanos no están dispuestos a costear, por lo que, la simplificación, el prejuicio y los estereotipos se instalan en la percepción que se tiene del acontecer político en general. [4] Asimismo, partidos políticos sin militantes, sin base orgánica, son órganos sin representación, casi convertidos en partidos etiquetas.[5]

Se han planteado una serie de propuestas para mejorar la representación, que va desde la reforma del sistema parlamentario hasta el sistema electoral, incluso el régimen de gobierno y la incorporación de mecanismos participativos en el proceso político. Cuando los ciudadanos expresan que no se sienten representados por sus representantes casi inmediatamente de haberlos elegidos, que hay una distancia entre el representante y los representados, es porque algo está fallando en esa relación.

¿Es posible acortar ese sentido de alejamiento? La respuesta de los especialistas es sí, aunque las opciones son múltiples y los resultados esperados siempre variarán en función a la combinación de éstas.  Asimismo, se tendría que definir el tipo de equilibrio que debe encontrarse entre la representación y la gobernabilidad.[6]

Algunas opciones para mejorar la representación son: Reducir el tamaño de las circunscripciones electorales, (ámbito donde hay un número determinado de electores. En nuestro caso coinciden con los departamentos).  Otra es que el número de representaciones por circunscripciones sean más homogénea. (En nuestro caso, hay desde 1 hasta 35 representantes por circunscripción).  Asimismo, la duración del mandato puede ser menor o instaurar mecanismos de renovación del parlamento sea por tercios o mitades que permitan a los ciudadanos ratificar la confianza o no a sus representantes, ya que éstos competirían con mayor frecuencia por el respaldo popular.

También, es separar las elecciones presidenciales de las parlamentarias. De este modo se propicia liderazgos parlamentarios, fruto de la competencia electoral, de las propuestas de los candidatos. Así se evita el efecto “arrastre” del candidato presidencial en las votaciones parlamentarias.

Referencias

[1] En www.congreso.gob.pe se puede encontrar la agenda de actividades, las actas de las sesiones y las votaciones que se realizan en el Pleno, y ahora ver en directo por www.congreso.gob.pe/tvenlinea.asp o en canal 95 de Cable Mágico.

[2] Quizás el nuevo tipo de partido político tendría que aprovechar el uso de redes virtuales de ciudadanos interesados en temas puntuales y motivar un vínculo o adhesión sobre sus ideas o temas de interés.

[3] Sólo los partidos políticos compiten por el poder público, pero en el interregno entre elecciones y mandato, los partidos políticos han perdido o comparten sus capacidades de articular o agregar los intereses ciudadanos.

[4] Ejemplo: la simplificación y la generalización son mecanismos propagandísticos que permiten difundir ideas preconcebidas como, por ejemplo: “La democracia no da de comer”, “La política es corrupta”, “Todos son corruptos”, etc.

[5] La ley de partidos en ese sentido es exigente en cuanto a los requisitos de conformación. Pero se es muy débil en cuanto a la salida de los partidos del sistema.

[6] Los sistemas electorales producen efectos en el sistema de representación. Pueden tender a favorecer la representación en detrimento de la gobernabilidad o viceversa.

Votar