Mariposa tecknicolor

Todas las mañanas que viví, todas las calles donde me escondí, el encantamiento de un amor, el sacrificio de mis padres, los zapatos de charol. Los domingos en el club, salvo que Cristo sigue allí en la cruz, las columnas de la catedral y la tribuna grita gol el lunes por la Capital.

Todos yiran y yiran, todos bajo el sol, se proyecta la vida, mariposa tecknicolor. Vi sus caras de resignación, los vi felices llenos de dolor, ellas cocinaban el arroz, se levantaba sus principios de sutil emperador. Todo al fin se sucedió sólo que el tiempo no los esperó, la melancolía de morir en este mundo, y de vivir sin una estúpida razón.

Versión en vivo de una de las canciones emblemáticas del roquero argentino Fito Páez. La calidad del sonido muy buena.

Votar