Los gastos operativos de los congresistas

El tema de los gastos operativos de los congresistas es recurrente en la prensa nacional, aunque valgan verdades, a veces se afirman cosas que no tienen correlato con la realidad. Para analizar el tema vamos a dividir los hechos en dos períodos bien definidos. El anterior gobierno (2001 – 2006) y el período actual, desde que la congresista Mercedes Cabanillas asumiera la presidencia del Congreso en el período 2006 – 2007.

Hasta julio de 2006, los congresistas percibían los siguientes ingresos. 5,400 como remuneración, 5,000 como función congresal (sic) total de remuneraciones 10,400; adicionalmente recibían 15,000 bajo el concepto de gastos operativos, de ese monto rendían el 30 % con sustento en documental (facturas, boletas) y el 70 % lo hacían con una declaración jurada de gasto, tal como lo señala el artículo 22 del reglamento del Congreso (ver)

Con el cambio de gobierno y su política de austeridad, Mercedes Cabanillas, entonces presidenta del Congreso anuncia drásticas modificaciones a los ingresos de los congresistas, llegando a afirmar que los gastos operativos serían eliminados y “no van a resucitar bajo ninguna forma”. (Ver)

Ese mismo mes, la propuesta de Cabanillas no logró concretarse, pues los gastos operativos no se eliminaron, sino se redujeron a S/. 7,617.20, y mediante un acuerdo del Consejo del Directivo (Ver) se acordó que se rinda el 90% de manera documental.

Este punto es vital, pues lo que correspondía era modificar el artículo N° 22 del Reglamento del Congreso, que tiene rango de Ley, en el cual se indica que debe rendirse: “Mediante comprobante de pago, por un monto no menor al treinta por ciento (30%), de los mismos; y, mediante una declaración por la parte no sustentada como comprobantes de pago y de acuerdo con lo que establezca el Consejo Directivo”.

Este acuerdo de rendir el 90 % de los gastos operativos, no tenía base legal sólida, por ello, el 12 de octubre del 2007, durante el mandato de Luis Gonzáles Posada, se acordó cumplir con la “ley”, y desde entonces, los parlamentarios deben rendir cuenta de sus gastos operativos hasta por un monto del 30 %. (Ver)

Hay dos cosas en estos hechos que deben ser resaltados, las constantes apariciones mediáticas de la congresista Cabanillas, difundiendo la imagen de austera y de autoridad, sólo sirvió para hacerles una “rebajita” a los gastos operativos e imponer un procedimiento de rendición que era ilegal.

Si realmente hubiera tenido ella y los demás congresistas la voluntad política de regular este tema, es decir, eliminar los gastos operativos y/o mejorar el procedimiento de rendición, entonces era necesario modificar el Reglamento del Congreso en el artículo N° 22, lo cual no se ha hecho hasta ahora.

Queda en evidencia —según mi parecer— dos aspectos, por un lado la complicidad mediática de los medios de comunicación que promovieron el tema y que sólo dieron cabida a los “expertos” de siempre y a los congresistas que patrocinaban esa “reforma”; y el doble discurso que manejan los políticos en general para enfrentar temas que requieren de decisiones políticas que incluso afecten sus intereses.

Un hecho adicional, la Ley N° 28212, (ver) llamada también la “ley Pease” que desarrolla el artículo 39 de la Constitución Política, establece los topes remunerativos en el Estado, por lo que crea la Unidad Remunerativa del Sector Público.

Al aplicar dicha norma, los congresistas registraron un incremento en sus remuneraciones de casi 6000 soles, pues pasaron de ganar 10,400 a 15,600 soles (ver), es decir al año antes recibían 166, 400, mientras que ahora reciben 218, 400 soles, eso considerando que la Ley establece el tope de 14 y no 16 remuneraciones.

En conclusión:

  • Los gastos operativos no se eliminaron.
  • Los gastos operativos se rinden de manera documental hasta el 30 % y el 70 % con una declaración jurada de gasto.
  • La remuneración congresal es 15,600 soles mensuales o 218,400 soles anuales, es decir, 52,000 soles más que hasta julio de 2006.
Los gastos operativos de los congresistas
Votar