Los entierros

Familia! Los entierros de mi gente pobre, son un verdadero espectáculo, sentimiento tu! En los entierros de mi pobre gente pobre, las flores son de papel, las lagrimas son de verdad. No es como en otros funerales de la vida en donde el llanto es mentira y hay mucha flor natural.
Que más perfume que la lágrima sentida, que identifica el sufrimiento de la gente, porque las flores ya mañana se marchitan y el cementerio es un olvido indiferente. Mi gente pobre siempre vuelve al campo santo, sembrando una flor de llanto con amor y voluntad, las amapolas del cariño verdadero, son el mayor homenaje de mi gente de arrabal.
En los entierros de mi pobre gente pobre, cuando se llora es porque se siente de verdad. Aquí no hay indiferencia, cuando se nos va un amigo es el cariño sentido, pero lo damos con entereza. Yo pregunto, te pregunto, de te puede valer un millón, cuando te mueras te lloran con falsedad, mentiras, mentiras de ese llorón. Es que son un show de tremendo cariño, los entierros de mi gente pobre se ríe y se llora como un niño.
En la noche del velorio entre café y galletitas de lo que vivió el difunto pero contamos cosas bonitas. Pero por eso es que me quedo ya con mi pobre gente pobre sencilla flor de papel y mucho amor de verdad. Y en este último viaje, camino del campo santo a ese amigo del alma, ¡rumbero! lo acompañamos cantando. Los entierros de los ricos, lo resuelve un testamento, pero el de mi gente pobre, oye! derroche de sentimiento.

Los entierros
Votar