Llanto del niño

La virgen bajó a lavar, sus blancas manos al río, el sol quedó eclipsado, la luna se a oscurecido. Riete niño, no llores más, que a mi me aflige verte llorar. Ay si, si, si, verte llorar. Este niño que aquí está durmiendo sobre una hamaca, tan pobre y humilde es nuestro supremo monarca.

Votar