Las Torres

Un terrorista, dos terroristas, se balanceaban, sobre una torre derrumbada. Como veían que resistía, fueron a llamar a un camarada. Un terrorista, dos terroristas, un guerrillero emerretista, un traficante en el Huallaga, se balanceaban, sobre una torre derrumbada. Como veían que resistía, fueron a llamar a Alan García.

Un terrorista, dos terroristas, un guerrillero emerretista, un traficante en el Huallaga, el búfalo aprista, Agustín Mantilla, Alan García y su compañía, Villanueva, se balancean, sobre una torre derrumbada. Como veían que resistía, fueron a llamar a Abimael.

Un terrorista, dos terroristas, un guerrillero emerretista, un traficante en el Huallaga, el búfalo aprista, Agustín Mantilla, Alan García y su compañía, Villanueva del Campo, me esta dando asco, como Chirinos Soto con su cara de poto, como cinco policías en la esquina de Larco, vendiéndole rifas a los más zampados, y con tanta corrupción hay en todos lados, por cinco Lucas me compro un disputado, un juez, un fiscal, un par de abogados, un arquitecto y su duro efecto, un arzobispo, un cardenal, una virgen que llora y una virgen de verdad, y quizá a Fujimori.

Si no hay solución, la huelga continua, si no hay solución, la huelga continua, si no hay solución, la huelga continua, si no hay solución.

Votar