Lagrimas

Lagrimas brotan de mis ojos, al leer tu carta de despedida. Hasta este día no comprendo por qué me dijiste tantas mentiras, después de haberte dado tantas rosas, después de haberte dado toda mi vida, mi recompensa ha sido mi desengaño, con el cual me has hecho mucho daño. Voy paya, oa veré veré banbaran. A mi corazón todavía le pregunto, si te quiere después de haberlo abandonado, hay un vacío muy profundo en mi pecho al recordar lo que una vez tuvimos, como puede ser que después de tantos años, después de tanta lucha y sacrificio, tú te vayas sin decirme una palabra me dejes solo al sufrir un llanto.

Votar