La reforma protestante – Apuntes

Principales exponentes: Martín Lutero en Alemania, Juan Calvino y John Kmax en Francia. El Estado moderno es el punto de partida, el renacimiento la perspectiva es la reforma religiosa y la oposición de la burguesía.

La Reforma protestante mezcló la teoría política con diferencias del credo religioso y con problemas de orden teológico. En todas partes se defendieron teorías políticas con argumentos teológicos y se hicieron alianzas políticas en nombre de la verdad religiosa.

¿Qué es la Reforma? La Reforma es un movimiento surgido dentro de la Iglesia Católica en protesta por el relajamiento de Roma en cuestiones religiosas como por ejemplo la venta de indulgencias, el lujo y la pompa de Roma, la corrupción de los tribunales pontificios y sobre todo la intervención papal en el poder temporal de los Estados y su influencia = participación del poder político.

Tanto los protestantes como los católicos usaron a la Biblia como a argumentación para justificar sus puntos de vista. Los dos movimientos se decían depositarios de la verdad religiosa. La Reforma no produjo nada semejante a una teoría política católica, ni siquiera luterana o anglicana, etc.

Para los protestantes la mera ruptura de relaciones con la iglesia de Roma, no resolvía en ningún caso las dificultades intrínsecas que habían surgido en la Edad Media con relación a la interferencia del Clero en la política o la interferencia del poder secular en la religión.

La Reforma trajo una división en la religión católica, creando nuevas iglesias, partiendo de una base teológica similar, pero lo que varió fue en principio su interpretación, la forma de administración de la institución, su imposición de los sacramentos que no estaban explícitos en la Biblia y su intromisión en los asuntos políticos.

Este último punto (la intervención en política) que fue también base para plantear la Reforma, sirvió a los protestantes (Lutero) para hacer posible los cambios deseados por ellos; en pocas palabras, de lo que antes protestaban, después les sirvió como elemento de afirmación para sus iglesias, la naciente burguesía apoyada por las Monarquías nacionales, apoyaron al movimiento reformista por dos causas principales:

  • Les permitía romper de una vez con la autoridad papal que ya sufría paulatinamente desgarramiento, permitiendo a los monarcas fundar iglesias nacionales e independientes en relación a Roma, además de romper con algunos dogmas religiosos que estaban en contra de los intereses de la burguesía y de la monarquía.
  • Permitió la separación definitiva de los poderes eclesiásticos y temporales, asimismo, les permitió difundir nuevos ideales, más liberales en materia de comercio (precio justo, teoría de la usura, etc.)

La obediencia pasiva y el derecho de resistencia: Es evidente que la Reforma aumentó el poder político del que gozaban las monarquías. Lutero descubrió que la única forma de llevar adelante las reformas, era obteniendo la ayuda de los monarcas temporales.

Una de las reformas planteadas por los protestantes posteriormente fue en contra de sus intereses, estos son dos conceptos: 1) el derecho de disentir del gobierno; 2) el derecho a resistir en caso de considerar al gobierno como no seguidor de la verdadera religión. Debemos recordar que ya en el siglo XIV XV los reformistas habían planteado el derecho de resistirle a un Papa en caso de ser herético (hereje).

El punto crítico de la filosofía política, era el determinar si los súbditos tenían derecho a resistir a sus gobernantes (por razones religiosas) o si tenían la obligación de la obediencia pasiva, de tal manera que el derecho a resistencia fuera en todo caso mala (valoración subjetiva). Esta última consideración fue lo que predominó y era una versión nueva y modernizada del derecho divino de los reyes.

Ambas teorías eran de carácter teológico, las dos predominaron en los ámbitos académicos, sin embargo, en la práctica era imposible prever que los protestantes llegasen a defender cualquiera de las teorías, porque de hecho católicos y protestantes defendían el derecho a gobernar de los Monarcas y el concepto de obediencia cívica es una virtud cristiana que tiene gran data.

En el transcurso del siglo XVI se transformaron en teorías monárquicas y antimonárquicas con Knox en Francia. Tanto Lutero como Calvino estuvieron en contra del derecho a resistencia por ser malo y estar en contra del cristianismo. Paradoja de la historia pues posteriormente Knox en Escocia y a los calvinistas se les debe la difusión de la teoría del derecho de resistencia, aunque las circunstancia en Francia y en Alemania los obligaron a abandonar el precepto.

Para Lutero la sustancia de la religión consistía en una experiencia íntima esencialmente mítica e incomunicable, este era el significado del sacerdocio universal de todos los cristianos.

La reforma protestante – Apuntes
Votar