La interpelación y censura de ministros

El constitucionalismo en nuestro continente ha sufrido cambios que han permitido una rápida incorporación de instituciones procedentes de diversos sistemas, teniendo entre otros como modelo el sistema francés.

La interpelación y la moción de censura son instrumentos de control político que por tradición corresponden al sistema parlamentario, tomadas del constitucionalismo europeo. La mayoría de constituciones latinoamericanas, pese a ser presidencialistas, las consideran.

La consolidación de la democracia en nuestros países requiere crear nuevos paradigmas que permitan dar soluciones a los problemas de convivencia democrática aún incipiente por la falta de una cultura política que nos involucre a todos de manera eficiente.

En el desarrollo de este proceso destaca el hecho que, a pesar de las razones de orden político y cultural, para identificar instituciones modelo para transformar el orden instituido de dominio político en un instrumento de apoyo a la consolidación de la democracia, el derecho constitucional trabaja en la consolidación de la democracia en cada uno de nuestros países configurando un modelo con características propias.

Se puede apreciar que el desarrollo legislativo constitucional en Latinoamérica tiene coincidencias respecto al control político, es así que el sistema está vinculado a la vida política de los Estados.

En el Perú, la interpelación y censura han quedado consolidadas en los artículos 131 y 132 de nuestra Constitución. Esta facultad tiene su desarrollo legislativo en el Reglamento del Congreso, artículo 83. Constituyen normas sustantivas que permiten a nuestra representación ejercer plenamente el control político.

Sin embargo, no debemos perder de vista que esta corriente, cuyo efecto es aplicar las instituciones de control, como la interpelación y la censura, están plenamente establecidas en las normas constitucionales del continente.

Así tenemos que la posibilidad de interpelar a los ministros, se encuentra establecida en las constituciones de países centroamericanos como: Costa Rica en su artículo 121, numeral 24; en El Salvador, artículo 131 numeral 34 y artículo 165; en Guatemala, en los artículos 166 y 199; en Honduras, en el artículo 205 numeral 22 y artículo 251; en Nicaragua, en los artículos 138 numeral 4 y artículo 151; en Paraguay, artículo 193; en República Dominicana, artículo 37 numeral 22 y en Venezuela, artículo 225.

Destaca el hecho que trece de dieciocho países del continente han incorporado en sus Constituciones una o varias formas de control como las analizadas; sin embargo, es relevante destacar que Bolivia, Brasil, Chile y México no cuentan con estas instituciones, pues tienen otros mecanismos de control. Es el caso de Brasil que ha instituido la remoción de ministros cuando se niegan a presentarse ante el Congreso, o cuando rinden informes falsos, o no informan dentro de los treinta días a partir de la fecha de solicitud de información.

Otro caso singular es el de Ecuador, país en el cual la censura de un ministro no implica remoción, pues la permanencia en el gabinete queda a discreción del Presidente de la República. En el Salvador sucede algo similar, la Asamblea tiene facultades para recomendar la destitución de un ministro, sin necesidad de mayoría; pero también puede interpelar a los ministros, y si no asisten a dar respuesta, quedan automáticamente removidos de su cargo.

Votar