Exposición a medios e intensidad: Conclusiones

En tres artículos principalmente, abordé el tema de la exposición a medios, Participación electoral (ver), intensidad de la exposición a medios de comunicación (ver) y el compromiso político – la adhesión hacia el sistema político (ver) en donde se analizó y discutió este componente interrelacionado con información política que poseen, procesan y articulan los ciudadanos de Lima metropolitana, así como, su encadenamiento con la política en su modo de vida. A continuación, sobre la base de dichos artículos, les presento, las conclusiones a dichas discusiones.

Exposición a medios

  1. El índice de exposición a medios nos permite establecer con relativa certeza la cantidad de medios de comunicación que los ciudadanos utilizan para informarse sobre la política.
  2. Usando el índice en cuestión puede distinguirse cuatro segmentos y que a su vez pueden concentrarse en dos grupos. Uno que bordea el 80,0 por ciento y que atiende entre uno hasta dos medios como fuente de información política y otro grupo de alrededor del 20,0 por ciento que se expone entre tres y cinco medios a la información política.
  3. El mayor segmento que concentra el 58,1 por ciento es aquel que utiliza una fuente informativa y ésta es predominantemente la televisión. La dependencia en un medio provoca en la mayoría de los ciudadanos una visión muy parcial y limitada de la situación política del país.
  4. En el grupo que está más altamente expuesto predominan aquellas personas que tienen como ocupación ser empleadores y, por consiguiente, un mejor nivel socioeconómico, en ambos casos dos cuestiones explicarían la situación. Mejores niveles de in­greso permitiría tener la posibilidad de acceder a más fuentes informativas, sobre todo escritos que tienen un costo económico y segundo, que la posición de empleador o patrono les daría una visión distinta en cuanto a la importancia que tiene la política en la economía nacional y en particular en la situación de sus negocios.
  5. En cuanto al grado de instrucción, observamos que el incremento en el grado de instrucción no propicia necesariamente un incremento por el interés en la información política. Puede presumirse que la instrucción mejora el interés por mantenerse informado sobre los asuntos políticos, en un nivel tal que sólo sirve como información referencial. En tal sentido, el grado de instrucción se distribuye uniformemente entre los indicadores del índice de exposición con la sola excepción de los analfabetos.

Intensidad de la exposición

  1. Exponerse a uno o más medios no implica necesariamente que se toma atención debida —entendiendo que se exponen a temas políticos— a los temas que se tratan; el control remoto, la visualización entre comerciales, el interés por un tema en particular o la conversación con otras personas mientras se ve, escucha o lee, de hecho distrae nuestra atención.
  2. La intensidad de la exposición se relaciona con la frecuencia de uso de un medio y el interés declarado sobre información política del entrevistado.
  3. La frecuencia de ver noticiarios y programas políticos es para el 77,8 por ciento de nuestros entrevistados entre cinco y siete días a la semana. El interés por la información política es relativamente bajo, pues la mayor proporción de los televidentes de és­tos programas se conforman con ver y escuchar los titulares que como es evidente involucran diferentes tipos de información in­cluida la política, pero que necesariamente no se refiere a ella. Sólo un 13,0 por ciento asegura que le presta real atención a las informaciones políticas y un 26,1 por ciento en forma eventual.
  4. Un 57,7 por ciento manifestó que las parodias de los programas cómicos eran un reflejo aproximado de lo que sucede en el país, mientras que el 9,6 por ciento asume que es un reflejo exacto y un 24,4 por ciento opina que no—refleja nada la realidad.
  5. Quienes manifiestan que las parodias de los programas cómicos son un reflejo aproximado se caracterizan por ser precisamente quienes están más expuestos a los medios, en ese segmento la afirmación de ser un reflejo aproximado llega al 88,5 por ciento.
  6. Los lectores de diarios precisamente no se caracterizan por la acuciosidad en cuanto a las lecturas de los diarios. Cerca del 69 por ciento declara que sólo ojean o ven algo más que los titulares, mientras que el 17,4 por ciento afirma que lee con mucho cuidado la página política y editorial.
  7. La lectura que se efectúa es sólo parcial y apurada porque en la mayoría de los casos las personas que ojean titulares o un poco más lo realizan en los puestos de venta y es muy probable que sean afectos más al impacto propagandístico de los titulares que tiene por objeto llamar la atención y propiciar la compra, que los contenidos de la información desarrollados en los artículos.
  8. Los que sí se exponen y con interés resulta ser un porcentaje reducido de lectores de diarios, que en nuestra muestra alcanza el 17,4 por ciento. En este caso el efecto que pueda tener la prensa como proveedor de información política y como un medio de expresión política está limitado no al número de lectores que pueda tener, sino al tipo de lector a que llega, en este caso un lector de clase media—alta, empleador o trabajador independiente y en un rango de edad entre 40 y 70 años, que está atento a la línea informativa del diario de su preferencia.
  9. De manera específica y referida a los diarios, entre quienes aseguran informarse por ellos, si se encuentra una relación directa entre el grado de instrucción y la atención a las noticias políticas.
Exposición a medios e intensidad: Conclusiones
Votar