En defensa de la representación política

Esta distancia puede percibirse de distintas formas: como alejamiento, como impermeabilidad, como sordera, como indiferencia, etcétera. Todas estas “quejas por el distanciamiento”, por llamarlas de algún modo, conducen a la siguiente recomendación: los políticos han de “acercarse” a la gente. Sin negar la importancia de los sentimientos de distancia o de cercanía, debe recalcarse que es precisamente esto lo que son: sentimientos; y, como tales, no resisten con frecuencia el análisis objetivo ni las comparaciones en el tiempo.
Tipo de documento: Ensayo

En defensa de la representación política
Votar