Elecciones 2010: Error material de la ONPE y del JNE

Los artículos 172 al 178 de la Ley Orgánica de Elecciones describen al detalle la composición del Acta Electoral y las tres partes que la conforman, las mismas que describen los tres momentos del proceso (instalación, sufragio y escrutinio). En las tres secciones, los miembros de mesa deben de llenar una serie de datos para que no tengan observación alguna durante el cómputo de los votos en las ODPE.

De todos los datos los principales son: la hora de inicio tanto de la instalación, sufragio y escrutinio, los nombres, firmas y huellas digitales de los miembros de mesa en los tres momentos descritos, la hora de término del escrutinio, el número de electores que sufragaron y opcionalmente la firma de los personeros que estuvieron presentes en las tres etapas, el registro de los votos obtenidos por las organizaciones políticas participantes, los votos blancos, nulos y la suma de los votos registrados. Evidentemente, el número de electores que sufragaron no puede ser mayor al número de electores hábiles para votar.

Para lidiar con los formatos, llenado de documentos, contabilidad de los votos, etc., los miembros de mesa asisten a una jornada de capacitación previa, para que aprendan todo el procedimiento y tomen contacto con el material electoral. Como es evidente, no todos asisten, ni la capacitación garantiza que hayan aprendido a llenar los formatos y documentos en forma correcta y menos están obligados a conocer al detalle la ley electoral, ni la casuística pertinente.

Rol de los coordinadores de la ONPE

Por eso, el personal de la ONPE, hablemos desde el Jefe de la ODPE, pero principalmente los coordinadores de Local y de Mesa SI están obligados a conocer todo el proceso y tienen la obligación de asesorar a los miembros de mesa en ejercicio de su labor. Es más se les paga para eso. No sólo eso, debieron haber “verificado” en cada momento de la elección que los miembros de mesa llenaron adecuadamente los datos de la instalación, sufragio y escrutinio. Para los dos primeros momentos, podían cerciorase desde el inicio de la votación hasta las 4 de la tarde en que se cierra el sufragio.

Especialmente, debieron tener sumo cuidado en verificar que el conteo de los votos fuera correcto y que el resultado de esa suma no fuera mayor al número de electores hábiles para votar. Esa verificación debieron hacerla los coordinadores de mesa antes de que en las actas electorales fueran registrados los votos por parte de los miembros de mesa. Luego, los coordinadores de mesa debieron volver a verificar que se había registrado los datos correctamente en cada acta electoral y pedir que los miembros de mesa procedan al lacrado de los resultados.

Finalmente, los coordinadores de local, debieron volver a verificar que las actas electorales estuvieran correctamente llenadas antes de que los miembros de mesa se retiraran del recinto. Esa es la labor central, primordial de los coordinadores de mesa y de los coordinadores  de local.

Resumiendo, los coordinadores de mesa y de local deben ser capaces de asesorar y acompañar a los miembros de mesa en el ejercicio de su cargo y verificar que llenen los formatos y actas electorales adecuadamente.

Resoluciones con trampa

Veo con sorpresa que la Jefa de la ONPE, Magdalena Chu deslizó la idea que, el incremento del número de actas observadas por error material era a causa de una reglamentación que emitió el JNE sobre la materia (Resolución Nº 1717-2010-JNE y Resolución Nº 2319-2010-JNE), revisando las normas, concluyo en algo, el JNE y la ONPE flexibilizaron el tema de las actas observadas, se pusieron de acuerdo y cautelosamente modificaron lo que establece la ley haciendo una especie de “interpretación auténtica” puesto que se han quitaron una serie de exigencias que en procesos anteriores eran —deben ser— obligatorios.

Ejemplo concreto: Ya no importan los nombres, DNI y firmas de los tres miembros de mesa en la sección sufragio y escrutinio, ahora con la reglamentación basta los datos de dos miembros de mesa en las mismas secciones.

La Ley electoral en sus artículos 174, 176 y 178 es clara en ese aspecto: “Nombres, números de Documento Nacional de Identificación y firmas de los Miembros de la Mesa”; asimismo, el artículo 55 de la misma ley indica: “Cada Mesa de Sufragio está compuesta por tres (3) miembros titulares…”

Precisando, el artículo 3 de la Resolución 1717-2010-JNE indicaba que para el caso de instalación y escrutinio se necesitaba el nombre, DNI, huella digital y firma de los tres miembros de mesa y para el caso del sufragio solamente los mismos datos pero de dos miembros de mesa. La huella digital no está prevista en la ley, pero en elecciones anteriores si se registraba en la sección escrutinio.

Justamente, ese fue el argumento de la ONPE para pedir la modificación de la Resolución 1717-2010-JNE,  en el diseño de acta electoral no se había consignado la huella digital de los miembros de mesa en las secciones instalación y sufragio, por ello solicitaron que se excluya ese punto. Hasta aquí, con el pedido de la ONPE la flexibilización era sólo en el acto de sufragio.

Pero, aprovechando el pedido de modificación de la Resolución 1717, el JNE no sólo retiro del artículo 3 el asunto de la “huella digital”, en las secciones de instalación y sufragio, también estableció que sólo eran necesarios los datos de dos miembros de mesa en la sección escrutinio. Comparen los textos:

Resolución N° 1717-2010-JNE

Artículo 3.- DE LAS ACTAS ELECTORALES QUE NO SE CONSIDERAN OBSERVADAS

No se consideran actas observadas, siempre que en el acta de instalación consten las firmas, datos (nombre y número del DNI) y huella digital de los tres miembros de la mesa de sufragio:

3.1. Aquellas en las que conste dos firmas en la sección de sufragio.

3.2. Aquellas en las que conste tres firmas en la sección de escrutinio.

3.3. Aquellas en las que no se haya colocado el lacrado sobre los resultados en la mesa de sufragio, siempre que se haya subsanado tal situación en la ODPE en presencia del fiscalizador.

Resolución N° 2319-2010-JNE

Artículo 3.- DE LAS ACTAS ELECTORALES QUE NO SE CONSIDERAN OBSERVADAS

No se consideran actas observadas, siempre que en el acta de instalación consten las Firmas y datos (nombre y número del DNI) de los tres miembros de la mesa de sufragio:

3.1. Aquellas en las que conste las firmas de dos miembros de mesa en la sección de sufragio.

3.2. Aquellas en las que conste las firmas y huellas digitales de dos miembros de mesa en la sección de escrutinio.

3.3. Aquellas en las que no se haya colocado el lacrado sobre los resultados en la mesa de sufragio, siempre que se haya subsanado tal situación en la ODPE en presencia del fiscalizador.

Resumiendo, El JNE emite un reglamento que no está enmarcado en la ley vigente desde 1997,  pues permite que las secciones de sufragio y escrutinio cuenten con los datos de dos de los tres miembros de mesa, de ese modo se flexibiliza las formalidades que debe contener el acta electoral para que sean válidas y evitar que sean observadas al momento del cómputo.

Donde está el problema

Fíjense, en estas elecciones con reglamentaciones electorales más flexibles para reducir el número de actas observadas o con error material, se han producido la mayor cantidad de actas con observaciones desde que la ley electoral está vigente. ¿Tiene que ver con el tema la reglamentación del JNE? La respuesta es NO. Precisamente se buscaba el efecto contrario. Entonces, ¿Por qué hay tantas actas con observaciones o con error material?

Antes de intentar responder, tengo que recalcar que Fuerza Social y el Partido Popular Cristiano, tirando cada uno para su molino, hacen de esta una situación extrema y argumentan —según el caso— fraude electoral, impugnación y anulación de actas para favorecer a uno de los contendores, sus actas ambas ganaron las elecciones, entre otros dislates. Los medios y sus periodistas también hacen los suyo, hacen proyecciones estadísticas sobre supuesto improbable, comparan la situación actual con las elecciones del 2000, advierten sobre los pasados de los miembros de los JEE, encuentran indicios de fraude y sus investigadores encuentran actas en las que los datos registrados no coinciden con las registradas en el cómputo.

Desde mi punto de vista, no es un problema de fraude o favorecer a una candidata en detrimento de otra. El procedimiento para tratar a las actas observadas y con error material está previsto adecuadamente en el reglamento de actas observadas Resolución N° 1717-2010-JNE, así como discuto la flexibilización del artículo 3, también considero adecuado el tratamiento que se le va a dar a las actas observadas, todas enmarcadas en la ley electoral vigente y sin perjudicar a las organizaciones políticas participantes. Los personeros, los periodistas, las candidatas, los ciudadanos deberían leer este documento.

Respondo, el incremento en el número de actas observadas tienen responsables directos e indirectos. La responsabilidad indirecta recae en los coordinadores de la ONPE, específicamente de los coordinadores de local y de mesa, pues ellos interactuaron en los locales de votación con los miembros de mesa. Al parecer este personal desconocía tanto o más del asunto que los propios miembros de mesa.

La responsabilidad directa recae en los directivos de la ONPE que no han capacitado al personal de la manera necesaria y suficiente si consideramos que este era un proceso electoral complejo por la cantidad de elecciones que se realizaban en conjunto “para ahorrar dinero” elecciones regionales, elección de consejero regional, elecciones provinciales, elecciones distritales y referéndum, cinco procesos en uno.

El pago al personal de las ODPE, Jefe, coordinadores, asistentes, etc., se ha reducido, en el caso de los coordinadores el plazo de contratación también y por ende el tiempo de capacitación. La razón “ahorrar dinero”.

En suma, confluyeron una serie de voluntades políticas para perturbar la calidad que los procesos electorales habían alcanzado. El poder ejecutivo imponiendo trampas legales y económicas para impedir el Referéndum (se juntó con las elecciones regionales y municipales), la desidia institucional de los  Congresistas de no fiscalizar estos temas y de aprobar presupuestos recortados para las elecciones, la debilidad de la ONPE para aceptar las restricciones sin alertar a la ciudadanía sobre sus consecuencias.

Elecciones 2010: Error material de la ONPE y del JNE
Votar