El síndrome del perro del hortelano y receta para acabar con el perro del hortelano

Así pues, hay muchos recursos sin uso que no son transables, que no reciben inversión y que no generan trabajo. Y todo ello por el tabú de ideologías superadas, por ociosidad, por indolencia o por la ley del perro del hortelano que reza: “Si no lo hago yo que no lo haga nadie”.

Cada uno de nosotros sufre algo de lo que he llamado “síndrome del perro del hortelano”. Muchas veces el Estado, las instituciones y las personas padecen de “patrimonialismo”. Es decir, de la voluntad de no ceder ningún espacio y reservar para sí, para el ministerio o para la empresa, todas las funciones, los trámites y las decisiones.
Tipo de documento: Artículo

El síndrome del perro del hortelano y receta para acabar con el perro del hortelano
Votar