Amargura

Quisiera que volvieran los días de mi infancia, para vivir alegre y sin preocupaciones. Quisiera que volvieran los días tan felices de esas lejanas horas que aún viven en mi mente. Pero todo es quimera y pura fantasía, los días que se fueron jamás han de volver, por eso es que muy triste voy siempre delirando, soñando con la infancia que nunca más vendrá. Felices los que tienen el calor de una casita. Dichosos los que viven siempre al lado de sus viejos. A ellos los envidio porque yo no tengo a nadie, a quién contar mis penas y mi desesperación. Tan sólo mi guitarra me acompaña por el mundo, con ella las tristezas mi alma suele disipar, porque ella es noble y buena, la que nunca me abandona y juntos por el mundo seguiremos hasta el fin.

Amargura
Votar