Agosto de 2008: Sala anula sentencia infame

Cómo no podía ser de otro modo, la 8va Sala Civil de Lima anuló la sentencia emitida por la jueza del 49 juzgado civil de Lima, María Elizabeth Rabanal Cacho, quien había declarado improcedente la Acción de Amparo que presenté contra el Congreso de la República. La Jueza había encontrado que mi demanda cuestionaba el despido justo, cuando lo cierto es que estoy cuestionando el despido incausado.

La 8va Sala resolvió “Anular la SENTENCIA emitida mediante resolución 8 del 26.02.2008; DISPUSIERON cumpla la A quo (jueza) con expedir nueva resolución teniendo en cuenta los lineamientos impartidos en esta resolución, y los devolvieron”.

Esos lineamientos de la 8va Sala son contundentes. Primero, le recuerdan a la jueza que ha aplicado erróneamente los criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional establecidos en el Expediente 0206-2005-PA/TC, si se toman en consideración lo alegado en  mi demanda de amparo.

Segundo, dejan claramente establecido que mi relación laboral con el Congreso se desarrolló bajo el régimen de la actividad privada, decreto legislativo 728 y que por tal motivo NO SE ME DEBEN APLICAR LOS CRITERIOS ESTABLECIDOS EN EL FUNDAMENTO 36, sino LOS CRITERIOS DEL FUNDAMENTO 7 del  Expediente 0206-2005-PA/TC, “puesto que se indica expresamente que, el proceso de amparo será la vía capaz para procurar la protección adecuada contra el despido que se alega como incausado, y de ser el caso, obtener la reposición, cosa que no podría conseguirse en la vía ordinaria laboral.

Tercero, la 8va sala indica que “tal como se expresa claramente en la demanda, el actor ha alegado en los fundamentos de su demanda que ha mantenido con la emplazada (Congreso) una relación de naturaleza laboral (a pesar que ésta ha sido cubierta por contratos de naturaleza no personal o temporal), que se había desarrollado ininterrumpidamente desde el 01 de agosto de 200 conforme puede advertirse de algunos de los contratos que adjunta a su demanda, así como de las boletas de pago que también anexa a ella”.

Sobre este punto, la 8va Sala hace una precisión inequívoca sobre el inicio de mi relación laboral con el parlamento peruano. He sustentado con documentos oficiales que mi vínculo laboral se inicio el 01.08.2001, mientras que el procurador Julio Ubillús con base a los documentos que presenta sostiene que es desde el 14.08.2001. Bueno los documentos que yo presenté expresan la verdad de los hechos, ya que son suscritos por mi jefe, quien pide y reitera para que se me pague mis haberes, ya que venía laborando desde el 01.08.2001 y no se me pagó sino hasta el mes de noviembre de 2001.

Un dato que no consideró la Sala y que está en el expediente. Yo he sostenido que mi relación laboral siempre fue de naturaleza indeterminada y el procurador Julio Ubillús sostiene que no es cierto y para ello presenta todos los contratos suscritos por el parlamento y mi persona.

PERO, lo que el procurador omite mencionar y yo sí lo hago en mi demanda es que dichos contratos empiezan a suscribirse a partir del 01.02.2002, es decir, 6 meses después del inicio de mi relación laboral con el Congreso. Por eso argumento que se han desnaturalizado dichos contratos. Bueno, ahora queda que el expediente vuelva al 49 juzgado, para que la jueza Rabanal Cacho emita una nueva sentencia.

Agosto de 2008: Sala anula sentencia infame
Votar