Abril de 2007: Sala anula resolución que declaraba improcedente Acción de Amparo

Luego de 6 meses, la 8va Sala Civil de Lima, resolvió DECLARAR NULA la resolución emitida por el 49 Juzgado Civil de Lima, que preside Pablo David Huambachano Navarro, quien había declarado improcedente la Acción de Amparo que presente contra el despido arbitrario que efectuó el Congreso de la República en mi contra.

Tal como lo había sostenido el juez “razonó” absurdamente al creer que, por trabajar en el Congreso estaba en el régimen de la actividad pública, y peor aún aplicó erróneamente lo prescrito por la Sentencia del Tribunal Constitucional N° 206-2005 PA/TC, en lo referente a la procedencia de la Acción de Amparo en el caso de los empleados que pertenecen al régimen de la actividad privada, Decreto Legislativo N° 728.

Así, la resolución de la 8va Sala dice: “…es necesario señalar que, tal como se expresa claramente en la demanda, el actor desempeñó su actividad laboral a favor del Congreso de la República bajo el régimen de la actividad privada, Decreto Legislativo número 728, por lo cual no le pueden ser aplicados los criterios de procedencia relativos al régimen de la actividad pública, sino aquellos que dentro de la mencionada sentencia se refieren al régimen laboral privado”.

Asimismo, la 8va Sala sostiene: “es evidente que en el presente caso el A-quo ha aplicado a lo alegado por el actor en su escrito de demanda criterios de procedencia que no le son pertinentes, violando con ello lo establecido en el artículo 122, inciso 3, del Código Procesal Civil que establece que el juez debe resolver según el mérito de lo actuado; por lo cual se hace necesario renovar el acto procesal a fin de que aquella sea calificada en atención a la regulación pertinente al caso…”

QUIEN GANA, QUIEN PIERDE CON EL TIEMPO TRANSCURRIDO

Hasta esta parte del proceso el Congreso no es notificado, pero que duda cabe que a pesar de haber obtenido una sentencia que ampara mi derecho de presentar la Acción de Amparo, la decisión que tomó el juez y que la 8va Sala Civil anulara, perjudica gravemente mis intereses, por el sólo hecho de haber pasado 7 meses entre la presentación de la demanda y esta resolución.

Es más, el hecho mismo del Juez de declarar improcedente la Acción de Amparo, trajo consigo que declarara improcedente una Medida Cautelar que presenté, para obtener la reposición provisional, mientras que el Poder Judicial resolvía el litigio entre mi persona y el Parlamento peruano.

Entonces, es fácil deducir que, hasta el momento, es el Congreso que gana “tiempo” para alargar un proceso que a todas luces no puede ganar. La sentencia de la 8va Sala es un primer paso, diría yo un gran paso que demuestra, fehacientemente que mis argumentos (hechos) y las leyes me amparan.

Resta que el expediente vuelva al 49 Juzgado para que se de cumplimiento y el juez admita la demanda y se le corra traslado al Procurador del Congreso, para que se apersone y conteste la demanda. Y nuevamente, ¿Cuanto tiempo más demorará? Ya veremos.

Votar