¿A quienes representan los congresistas?

En el debate constitucional de 1993 predominó la idea que el Presidente de la República y los congresistas representan a la nación, y para reflejar eso se decidió que el total de electores del país los eligieran, es decir, se uso la circunscripción electoral única para la asignación de los escaños. En cristiano, los 120 escaños se escogían entre todos los departamentos.

Dada esa situación podría entenderse el artículo 93 de la Constitución que señala: “Los congresistas representan a la Nación” Claro, los congresistas representan a la nación porque eran elegidos por toda la nación, ergo la representan.

Qué pasa con el representante en singular que era elegido por toda la nación o como ahora que lo elige su región, ¿Él sólo representa a la nación?  Nuestros congresistas creen o así se les ha hecho creer que individualmente representan a la nación.

Mientras persistía la circunscripción uninominal nacional, lo que estoy discutiendo no era un problema. Este surge cuando en el 2001 se cambia de criterio para la asignación de los escaños. Ahora no es la nación entera quien escoge a sus congresistas, lo hace cada departamento o región.  Entonces, hay que volver a hacernos la pregunta. ¿A quienes representan los congresistas?

Fíjense, el Parlamento es un ente colegiado, se toman decisiones de manera colectiva, es decir que sus miembros iguales entre ellos tienen un mismo mandato y poder, en tanto ENTE COLECTIVO.  Un congresista solo no puede tomar decisiones políticas por sí y ante sí, necesita de los demás parlamentarios para tomar decisiones.

Es más los congresistas de una circunscripción electoral no pueden lograr una norma a favor de su región si no cuentan con los votos de congresistas de otras circunscripciones.

Entonces respondemos la pregunta en dos sentidos. Los congresistas en su conjunto (130) representan a la nación. Los congresistas de cada departamento representan a su circunscripción electoral pues sus electores le han otorgado ese mandato.

El ciudadano congresista de manera individual no tiene un mandato representativo per se, lo comparte con el resto de sus colegas en el ámbito nacional y regional. El parlamentario que cree tenerlo, evoca equivocadamente el número de votos preferenciales que ha obtenido en las elecciones para indicar que son más representantes de su región y del país por los votos preferenciales obtenidos.

Si cada departamento tuviera un congresista, entonces en ese espacio territorial el ciudadano congresista de manera individual si tendría un mandato representativo per se y compartiría con el colegiado la representación nacional.

Entre intereses públicos y privados

En diferentes circunstancias los políticos, en el ejercicio de su mandato no representan los intereses del país ni de su región, sino que busca obtener un mandato para representar sus intereses particulares o los intereses de particulares. Esta es una de las principales distancias entre la teoría de la representación y la acción política. En mejores circunstancias, un político bien intencionado puede creer que al hacerlo está apoyando a su país o su región, claro pueden confluir intereses particulares con los nacionales.

Es prudente que un político sea lo suficientemente claro para manifestar que defiende a un sector en particular de manera preferente, ya que resulta contraproducente cuando eso sucede, sin que los demás sepamos que un político esta tomando decisiones en defensa de sus intereses o de terceros. Lo prudente también es que en esa circunstancia se aparte del proceso decisorio.

Esa suerte de desbalance también se corrige cuando la sociedad organizada interviene en el debate público de las normas y políticas y tiene posibilidades de involucrarse en el proceso de decisión. Esto último a veces no sucede pues los mecanismos de decisión tanto en el parlamento como en el ejecutivo no están diseñados para que los actores sociales interesados en una temática puedan intervenir en el proceso.

 

¿A quienes representan los congresistas?
5 (100%) 1 vote